Abrirán Casa de Estudio Leonora Carrington

En cuanto la pandemia y los protocolos lo permitan, abrirá la casa y centro de estudios sobre la pintora.

Un “gran documento a investigar” es el perfil de la nueva Casa Estudio Leonora Carrington, cuyos trabajos de rehabilitación han concluido. El recinto perteneciente a la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) será abierto al público como un lugar de visita y centro de investigación en cuanto lo permitan las condiciones sanitarias de la Ciudad de México y los protocolos de la institución educativa.

El costo total del proyecto fue de 12 millones de pesos, incluida la compra del inmueble y el proceso de rehabilitación arquitectónica y museográfica. La propiedad fue adquirida de Pablo Weisz Carrington, hijo de la artista, quien donará a la UAM 45 esculturas de diferentes formatos. “Estamos en el proceso de concretar la donación”, expresa en entrevista Francisco Mata Rosas, coordinador general de Difusión de la UAM.

El 6 de abril, aniversario natal 104 de Carrington (1917-2011), pintora y escultura surrealista de origen inglés nacionalizada mexicana, se activará un sitio web que comprende un recorrido virtual de 360 grados de la casa donde vivió seis décadas, ubicada en Chihuahua 194, colonia Roma.

También se darán detalles de la etapa de rehabilitación y acondicionamiento museográfico y el desarrollo conceptual del proyecto. El acto se podrá ver en https://www.youtube.com/user/uamvideos. El link de la página por habilitarse es https://casaleonoracarrington.uam.mx/.

“Tratamos de preservar, en la medida de lo posible, el último momento de la casa cuando la habitó Leonora”, explica Mata Rosas. Mantenerla a partir de “testimonios verbales, fotográficos, de videos y documentales que hemos visto, y entrevistas”. En eso fue “fundamental” el acompañamiento de Pablo Weisz.

Los más de 8 mil objetos que se quedaron en la casa tras la muerte de la artista ya están inventariados. Para el también fotógrafo “los libros, insumos del estudio de Leonora, además de los enseres domésticos de uso cotidiano, forman parte de lo que consideramos es un gran motivo de investigación en el futuro”.

Mata Rosas explica que el proyecto de rehabilitación consistió en revisar la casa estructuralmente, corregir las instalaciones sanitaria y eléctrica, y, sobre todo, condicionarla para el uso museográfico “sin romper con el espíritu de la misma”.

Se trató de hacer “un balance entre los espacios que Leonora y su familia habitaban cotidianamente –sala, comedor, cocina, cuarto de la pintora, el de su esposo, el fotógrafo húngaro Emérico Chiki Weisz y el estudio de la artista–, y otros que estaban más indefinidos, donde implementamos oficinas”, apunta Alejandra Osorio, quien coordinó con Mata Rosas la conclusión de los trabajos de rehabilitación.

El único nuevo elemento que se colocó fue una escalera que sale del espacio que compartía el cuarto de Leonora con su estudio, agrega Osorio. También se habilitaron dos bodegas, una para guardar obrsa de la pintora, y otra para resguardar documentos varios que hay en la casa.

La existencia de un centro de documentación y de investigación también se contempla dentro del proyecto. Esto es parte del concepto de considerar la casa como “el gran documento”, reitera Mata Rosas. “Nos parece que los proyectos académicos y de investigación pueden relacionar muy bien un objeto con otro, una fecha con un momento en la vida de Leonora o una parte de su obra”.

Por otro lado, “nos importa que todo visitante conozca el mundo íntimo de Leonora, es decir, el lugar que guardan sus lentes, sus pinceles, sus perfumes o sus pantuflas. Más que convertirse en un espacio de contemplación o curiosidad de ver cómo vivía, queremos que se convierta en una experiencia personal. El mejor homenaje que podemos hacerle a Leonora es no definirla, sino que cada persona que venga establezca su propio vínculo con ella. Limitarle a una sola visión sería no darle el reconocimiento que la UAM, como universidad pública, quiere hacer de su vida, obra y pensamiento. Que cada quien construya su propia Leonora”.

La Casa Estudio Leonora Carrington se integra a un circuito de patrimonio cultural inmueble que la UAM posee en la colonia Roma: la Casa Rafael Galván (Zacatecas 94), el Foro Casa de la Paz (Cozumel 33) y la Galería Metropolitana (Medellín 28), así como el cercano Centro de Difusión Cultural Casa del Tiempo.

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter