AMLO califica entre los peores líderes en la pandemia

Las tardías decisiones de algunos de los líderes mundiales desencadenaron graves situaciones de salud en la población.

Hubo líderes y primeros ministros que tomaron a tiempo las decisiones correctas, pero también están los que han sido señalados por haberse esforzado poco para combatir los brotes, por minimizar la gravedad de la pandemia, desdeñar los estudios científicos o ignorar las recomendaciones de sana distancia y uso de máscaras, con resultados devastadores para sus respectivos países.

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

México tiene la tasa más alta de muertes el mundo, con el 9.2% de los pacientes infectados, unos 617 mil decesos hasta el día de hoy.

Desde el inicio, minimizó la gravedad de la situación y se resistió a declarar la cuarentena nacional.

Recomendó a los ciudadanos traer en sus bolsillos una estampita religiosa para prevenir contagios.

Mantuvo sus giras presidenciales hasta marzo de 2020 y se rehusó frecuentemente a usar cubrebocas.

Otorgó presupuestos a los hospitales que los expertos calificaron de insuficientes para combatir la pandemia.

Sus políticas de austeridad obligaron a mantener la economía abierta, pese al aumento de los contagios.

NARENDRA MODI, INDIA

Hospitales sin insumos ni camas suficientes.

Permitió eventos religiosos sin medidas sanitarias, donde se sospecha que se detonó la propagación del virus.

Como importante fabricante de vacunas, India envió 10 millones de dosis a países vecinos, cuando sólo 1.9% de su población había sido vacunado.

JAIR BOLSONARO, BRASIL

Usó sus poderes constitucionales para interferir en asuntos del Ministerio de Salud.

Vetó una ley que ordenaba el uso de cubrebocas en recintos religiosos y otra para indemnizar al personal de salud afectado por el virus.

Promovió el uso de medicamentos no probados, en particular la hidroxicloroquina.

DONALD TRUMP, ESTADOS UNIDOS

Al principio negó la pandemia y propició la propagación de información errónea.

Sus acciones afectaron más a los latinos y afroamericanos, que sumaron el 55 % de los casos y fueron los más golpeados por el desempleo durante la pandemia.

Culpó a China por la pandemia, y llamó al Covid-19 “kung-flu”, tras lo cual aumentaron los ataques racistas contra la población asiática.

ALEXANDER LUKASHENKO, BIELORRUSIA

Proclamó que el virus podía combatirse bebiendo vodka, yendo a un sauna y trabajando en el campo.

En el verano de 2020 fue diagnosticado con Covid-19, pero como era asintomático, siguió afirmando que no era algo grave.

Visitaba hospitales sin cubrebocas, para mantener una imagen de “hombre fuerte”.

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter