Caten hotel donde ‘gurú’ Ricardo Ponce habría violado a mujeres

La Fiscalía de Quintana Roo cateó y aseguró un hotel en Bacalar, luego de que varias mujeres denunciaran ser víctimas de abuso sexual por parte del "gurú", al que pagaban más de 50 mil pesos por retiros de "autosanación".

La Fiscalía de Quintana Roo cateó y aseguró el hotel Akalki, en Bacalar, donde el supuesto gurú Ricardo Ponce realizaba retiros de “autosanación” para mujeres que terminaban siendo manipuladas, acosadas y abusadas sexualmente por el “coach”.

De acuerdo con el diario El Universal, la orden de cateo fue otorgada por un juez de control luego de que se presentaran varias denuncias ante la Fiscalía a raíz de la acusación realizada el domingo por la youtuber Marie Wink.

La joven aseguró en redes sociales que Ricardo Ponce engancha a sus víctimas con cursos de motivación personal y retiros espirituales que cuestan más de 50 mil pesos. Sin embargo, dichos retiros son, en realidad, una estrategia del gurú para reclutar a mujeres jóvenes en una especie de culto sexual.

Tras la denuncia de Marie Wink surgieron otros testimonios de mujeres que aseguran que Ricardo Ponce manipula, engaña, seduce, acosa y abusa sexualmente de ellas. Además, aseguran que las relaciones sexuales eran grabadas sin su consentimiento.

El Universal también reportó la existencia de un departamento en Cancún donde Ponce mantiene a varias mujeres que son manipuladas emocionalmente con fines sexuales.

Por su parte, Ricardo Ponce rechazó las acusaciones y aseguró que fijará su postura “con hechos y no con especulaciones”.

Las denuncias inspiraron la campaña en redes sociales #ExponeAlGuru, impulsada por el Conservatorio Feminista Cancún, que busca recabar más testimonios de mujeres para advertir a posibles víctimas.

“En la Riviera Maya, con la fuerte presencia de la cosmovisión maya, hay muchos agresores que solo buscan ejercer poder y estafar a quienes buscan sanar. No lo permitamos”, escribió el colectivo.

AMENAZAS A VÍCTIMAS

Lo que pasó de ser una experiencia de relajación se convirtió en una pesadilla sumamente costosa y que ahora es investigada por las autoridades, una mujer reveló cómo es que se ha visto afectada por acudir a un retiro con el “coach espiritual” Ricardo Ponce; el testimonio causó mucho revuelo por la crudeza de los hechos.

Maire Wink fue la primera en hablar sobre cómo fue que el gurú se habría aprovechado de su poder para obligarlas a sostener relaciones sexuales, por lo que ella se sintió violentada a nivel físico y sexual; cada vez más mujeres respaldan y confirman estas versiones.

En la cuenta de Instagram que creó una masajista española para denunciar los actos ilícitos de Ricardo Ponce, la mujer contó que el hombre la invitó a una actividad, pero se percató de que solamente era ella a quien habían invitado a ser parte de la experiencia que pronto se tornó en todo un acto delictivo.

“Yo esperaba que viniera una camioneta con más personas. Yo no me sentía segura (…) tú piensas en ese momento que nada malo va a pasarte porque dices ‘estoy en compañía, estoy con él. Nada malo va a pasarme. Carajo”, expresó la mujer en la cuenta de Instagram.

De acuerdo con lo que ocurrió, cuando llegó al lugar en la cama solo había consoladores y lo siguiente que el gurú comentó fue la frase: “¿Están listas para sanar conmigo en la cama?“, fue así como inició la horrible experiencia que podría ser catalogada como abuso sexual.

“¿Quieren que las mate a putazos? entonces desnúdense si no quieren que las mate y las aviente aquí al mar”, fueron las palabras que dijo Ricardo Ponce a las otras dos mujeres que llevó a esa experiencia a solas y en donde al menos otros dos hombres se encargaron de “cuidar” el momento.

El gurú que se ha hecho llamar “sanador sexual” está provocando un despliegue policiaco, pues tan solo hace unas horas se hizo un cateo en el hotel en donde se realizaban sus actividades.

Más te vale que no hables porque vas a amanecer muerta. La que abra el hocico la parto a putazos y no sólo la parto a putazos, la macheteo, y la tiro al mar. Si van a hablar, háganlo ahorita para partirlas a putazos y que no sepa nadie de ustedes. ¿Vinieron a un retiro? No. No sé qué pasó, las mataron. ¿Quién? no sé. Yo soy un hombre de poder y las puedo hacer desaparecer así”, contó la víctima sobre las palabras de Ricardo Ponce.

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter