Cierra el gobierno de Trump entre quejas y amenazas de muerte

“Joe Biden debe usar sanciones como palanca para presionar Nicolás Maduro”, afirmó Elliott Abrams, representante de EU para Venezuela.

La recta final de la presidencia de Donald Trump ha tomado un giro complicado, incluso peligroso para las instituciones del país y los funcionarios, al incrementarse las amenazas de muerte.

Los funcionarios electorales se ven obligados a esconderse. Joe diGenova, abogado de la campaña del presidente declaró que un funcionario federal, que defendió la integridad del proceso electoral, debería ser “arrastrado y descuartizado” o simplemente pegarle un tiro. Aludía a un viejo castigo en el que una persona era arrastrada por caballos antes de ser ejecutada.

Funcionarios públicos neutrales, demócratas y cada vez más republicanos que no están dispuestos a seguirle la corriente a Trump se ven envueltos en el ambiente turbio que genera el mandatario con su insistencia en que no perdió las elecciones ante Joe Biden.

“Amenazas de muerte, amenazas físicas, intimidación… es demasiado y no está bien”, dijo Gabriel Srterling, funcionario electoral republicano de Georgia que imploró a Trump que “deje de alentar a la gente a cometer potenciales actos de violencia”. El presidente respondió reiterando sus quejas sobre las elecciones y no condenó las exhortaciones a la violencia.

El movimiento político de Trump se forjó en actos en los que se gritaba “que encierren” en la cárcel a Hillary Clinton, su rival de 2016. En los últimos cuatro años motivó a sus partidarios con sus burlas constantes, sus alusiones a los “enemigos del pueblo” y el uso de apodos ofensivos para sus rivales tipo “Joe el soñoliento”.

“No creo que esto se acabe el 20 de enero”, expresó Eric Coomer, director de seguridad de Dominion Voting Systems, hablando desde el escondite donde se encuentra tras recibir amenazas de muerte. “Creo que seguirá por mucho tiempo”.

“Mala suerte”, dice el abogado de Trump, Rudy Giuliani, al referirse a los funcionarios estatales que temen por su seguridad.

En tanto, activistas y abogados esperan que Trump firme una sucesión de indultos. Entre los posibles indultados están: el expresidente de campaña de Trump, Paul Manafort, encarcelado por delitos financieros dentro de la investigación sobre Rusia; George Papadopoulos, que se declaró culpable de mentir al FBI, al igual que Flynn; Joseph Maldonado-Passage, conocido como Joe Exotic, y excontratistas condenados por un tiroteo en Bagdad donde murieron más de una docena de civiles.

En el plano electoral, la Corte Suprema de Wisconsin se negó a escuchar su demanda contra los resultados electorales, y aclaró que el caso debe correr su curso por tribunales menores.

El presidente electo, Joe Biden, nombró como director del Consejo Económico Nacional a Brian Deese, quien fue asesor económico bajo la presidencia de Barack Obama y actualmente es director de inversiones sostenibles de la firma BlackRock.









Información vía: El Financiero

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter