Detectan soldadura defectuosa en sitio de colapso de la Línea 12 del Metro

Expertos ubican un trabajo deficiente en el empalme del viaducto elevado, justo en la zona donde pasa de tres a dos vigas metálicas.

Especialistas observaron defectos en la soldadura del empalme de una trabe con otra, justo en el punto de colapso de la Línea 12 del Metro en la Ciudad de México.

Es en el punto donde el ancho del viaducto elevado se reduce de tres a dos trabes metálicas. El remanente de la tercera fue soldado sobre la que colapsó.

El medio nacional Excélsior compartió imágenes captadas de dicho punto y las dejó a disposición de expertos para que éstos realizaran un análisis.

“Mi apreciación personal —que coincide con la de mi hijo, egresado y con un master en estructuras en el MIT y que ha trabajado con varias empresas de ingeniería en Estados Unidos— es que se trata de una soldadura realizada in situ, con soldadura de electrodo recubierto tipo 6063, pero se nota que es una soldadura realizada en vertical descendente y, como llaman los soldadores de forma vulgar, ‘cacahuatuda’, es decir, con poca penetración, con cordón con muchas protuberancias. Es una soldadura, como dicen ‘para tapar el ojo al macho’”, indicó Andrés De Antonio Simancas, exconstructor de bioges de trenes.

Alberto Gómez, ingeniero constructor, indicó que tanto la soldadura como la trabe de acero estuvieron sometidas a una gran tensión.

“Aquí veo que se colapsó exactamente donde une la trabe tres a la trabe de en medio donde reduce de tres a dos trabes. Tanto el acero como las soldaduras fallaron porque la tensión fue muy grande. Ya se estaba pandeando desde antes y no se le puso la atención debida. Al pandearse, el acero que está en el punto interior de la viga es el que está sujeto a la máxima tensión”, declaró.

De Antonio Simancas alertó que la soldadura fue colocada en la zona media de trabe, lo que no es recomendable, e incluso, en Estados Unidos está prohibido.

“Pero aquí se ve que han unido dos tramos y justo en medio, en la parte media de la trabe, eso está terminantemente prohibido por el AISC, que es el American Instituto Of Steel Construction”, declaró.

El empresario en retiro y exproveedor del Metro, afirmó que como la soldadura fue instala in situ, el soldador estuvo sometido a una posición incómoda para aplicarla, pues debió estar sobre un andamio a unos cinco metros de altura.

“Esa trabe debería haberse soldado con sistema MIG con protección del arco con argón o CO2, y además ser radiografiada, por eso costaba mucho dinero. A muchos buenos soldadores no les gusta trabajar en un andamio y en las alturas”, concluyó el experto.

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter