En 2020, México fue el país más mortal para los periodistas, afirma el CPJ

El recuento de muertes registradas este año, muestra que los periodistas mexicanos tienen ahora más probabilidades de ser asesinados que los que cubren guerras

La violencia contra los periodistas en México no se detiene, al contrario, va en aumento, siendo considerado este 2020 como el lugar más mortífero del mundo para los medios.

Este hecho, dio al país, que concentró casi un tercio de los periodistas asesinados, una nueva clasificación en el informe que realiza el Comité para la protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), el cual investiga los ataques contra la prensa a nivel mundial.

El recuento de muertes registradas este año, muestra que los periodistas mexicanos tienen ahora más probabilidades de ser asesinados que los que cubren guerras.

Es la primera vez que México ocupa esta clasificación, desde que el CPJ comenzó a rastrear e informar sobre la violencia contra los periodistas en 1992.

«Nueve periodistas fueron asesinados en México en 2020, lo que eleva el número de muertos a al menos 120 desde 2000. El mes pasado, tres periodistas fueron asesinados a tiros en 10 días», señala el informe.

Ante esto, Jan-Albert Hootsen, representante del CPJ en México, señaló que el país está sufriendo una crisis multifacética en materia de libertad de prensa, lo que atribuyó a la impunidad, pues al menos el 90 por ciento de los asesinatos contra comunicadores siguen sin resolverse.

«La situación ha ido empeorando constantemente en los últimos años, culminando con el pésimo estado del país como el más mortífero del mundo para los reporteros en 2020. La crisis proviene principalmente de la impunidad».

Desde ya hace varios años, México es considerado como el lugar más peligroso para que los periodistas desempeñen su labor lejos de una zona de guerra.

Los que cubren temas relacionados con el crimen organizado y funcionarios corruptos se han convertido en el objetivo principal.

“Los grupos delictivos a menudo se confabulan con las autoridades locales, lo que lleva a que los periodistas no solo sean atacados, sino que tampoco encuentren ayuda de las autoridades que se supone que deben protegerlos. El gobierno federal había hecho muy poco para detener la violencia. El resultado es la impunidad en la gran mayoría de los delitos contra la prensa, lo que alimenta e incentiva más ataques contra periodistas ”, dijo Hootsen.

Una vez que Andrés Manuel López Obrador ganó las elecciones en 2018, activistas en lucha de la libertad de prensa, confiaron en que la violencia contra la prensa fuera a la baja, tal como lo prometió; sin embargo, la situación ha empeorado, incluso han acusado al mandatario de estar en contra de algunos medios que no comparten su ideología. El gobierno también ha debilitado la protección de los periodistas amenazados y recortado fondos para las investigaciones.

A nivel mundial, hubo al menos 30 asesinatos a periodistas en lo que va del año, de los cuales, 21 fueron en represalia por su trabajo, más del doble de la cifra registrada en 2019, destacó el CPJ.







Información vía: El Sol de México

EN EL BIEN FINCAMOS EL SABER

Universidad Autónoma de Coahuila

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter