Ringo Starr es caballero
21 marzo, 2018
Tréveris y Carlos Marx
21 marzo, 2018

Este no es un artículo feminista, es un artículo sobre respeto

Últimamente en México se han suscitado eventos que parece que nos recuerdan que nos falta mucho en materia del respeto a la mujer. Apenas el 15 de febrero se celebraba por todo lo alto el “Día Internacional de la Mujer” y todos íbamos con el estandarte de proteger a la mujer y darle su lugar. Se hicieron memes, marchas, burlas, artículos y hubo algunos que realmente sintieron que “teníamos demasiados días para celebrar a la mujer”. Y en realidad no son días para celebrar, sino días para reorganizarnos y volver a exigir lo que por ser seres humanos deberíamos de tener por default.

El día lunes una joven madre se encontraba trabajando en un centro comercial en la ciudad de México y sufrió 3 disparos en el abdomen, los cuales fueron perpetrados por su ex pareja y padre de su hijo. En un centro comercial a plena luz del día. El agresor posteriormente se disparó para suicidarse. La mujer perdió la vida, el agresor sobrevivió y según fuentes informativas puede alcanzar hasta 70 años de cárcel.

En Puebla se informó que las mujeres que se defiendan con gas pimienta, podrán ser encarceladas por tener un artículo considerado peligroso. En Puebla, uno de los lugares con mayor índice de feminicidios y agresiones sexuales del país. No olvidemos a Mara Castilla, tomo un vehículo de transporte privado, y fue encontrada muerta dos días después. Y así como ella hay una lista interminable de mujeres cuyas vidas fueron arrebatadas y que no deben ser olvidadas.

Hace unos días en Saltillo comenzó un servicio de transporte privado exclusivamente para mujeres. Manejado por y para mujeres. Se aplaude la iniciativa, sin embargo, lo que se tiene que ver aquí es que estamos solamente tapando el sol con un dedo. Démosles silbatos, demos taxis exclusivos para mujeres, camiones para mujeres, vagones del metro… ¿Qué nos falta? ¿Aerolíneas privadas? Si bien una mujer puede golpear, asaltar o secuestrar a otra, lo primero en la lista de miedos para la mayoría de las mujeres que usan un transporte transporte es el temor a ser agredidas sexualmente. Y el tema no solo se limita a esto.

Hace unos días un conocido comentó en una reunión que “Hay que enseñarlas a defenderse, por qué los hombres no van a cambiar”. Enseñarlas a defenderse. Necesitan las mujeres estar en alerta todo el tiempo, ser precavidas, no salir, no tener amigos y básicamente vivir debajo de una piedra, para defenderse y no ser víctimas de la violencia en este país. A los hombres no les ponen los mismos condicionales. Desde el momento en el que una mujer nace, ya tiene una etiqueta indeleble en la frente, la cual dice “vas a estar en peligro, cuídate”.

La pregunta aquí como ejercicio personal, es ¿Que están haciendo las autoridades para marcar límites y que respetemos al prójimo? ¿Qué están haciendo las familias mexicanas en sus hogares para inculcar el respeto entre individuos? ¿Que se está viendo en las escuelas para fomentar el respeto y la tolerancia? ¿La solución es dar clases de defensa personal a los niños? La situación es algo que nos debe de preocupar a todos. La imagen de macho mexicano altanero, ya no puede seguirse fomentando en nuestra cultura. La violencia en todos sus niveles. ¿Cuándo nos perdimos el respeto y la consideración entre nosotros?.

Este no es un artículo sobre feminismo, es un artículo sobre respeto entre hombres y mujeres. Entre niños y ancianos. Entre todos los grupos sociales. Todos merecemos respeto y esto va de acuerdo a las efemérides del día de hoy “entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *