Captan video de asalto a una familia en el EdoMex
6 febrero, 2019
AMLO no descarta promulgar una nueva constitución
6 febrero, 2019

Ex gobernador de BC aplaude apertura en el caso Colosio.

Ernesto Ruffo Appel (PAN), quien fuera gobernador de Baja California al momento del asesinato de Luis Donaldo Colosio en 1994, calificó como positivo que se abran los informes y videos sobre el caso del magnicidio del que fuera candidato a la Presidencia de la República por el Revolucionario Institucional.

Sobre la publicación realizada por El Sol de México, de la autopsia de Colosio, Ruffo Appel consideró que este tipo de información ayuda para que la población conozca la verdad de lo sucedido aquella tarde en Lomas Taurinas.

“Llegando yo a Tijuana directamente me indicó, me señaló con el dedo índice, Diego Valadés, que era el Procurador General de la República en ese momento y me dijo: ‘¡ustedes fueron¡'”.

“Durante el evento político andaban unos guardias, de esos que te controlan a la gente, guardias que había contratado el PRI y esos guardias eran expolicías judiciales del estado, ya retirados. La gente los vio, los identificó como policías judiciales del estado y eso los hizo presumir que eran del PAN. Eran retirados, siempre los había usado el PRI en sus eventos. Por eso que me señaló Diego Valadés”, refiere el hoy diputado de Acción Nacional.

“Hubo cosas raras. Una semana antes la policía municipal también detuvo una camioneta del Movimiento de Solidaridad –programa gubernamental–; en esa camioneta iban muchos vagos y dentro de la camioneta se encontraba una manta, que decía: ¡Ruffo, asesino¡”

LLEGÓ MANLIO

El exgobernador Ruffo Appel recuerda con motivo de la nota que publicó El Sol de México y la OEM, que incluso Manlio Fabio Beltrones (entonces gobernador de Sonora) intercedió por él.

“Y en ese momento que me indiciaba Diego Valadés, llegó Manlio Fabio Beltrones y le dijo: Diego, es cierto lo que te dice el gobernador Ruffo. Esos que se dicen policías de Baja California son ex policías contratados por el PRI”, relató el diputado.

Cuando ocurrió el magnicidio, Ruffo Appel, primer gobernador de oposición en la historia de México, llevaba cuatro años con tres meses de mandato; relata aquellos minutos, horas y días interminables. Y a la fecha, casi 25 años después, duerme con la incertidumbre y las dudas.

Su relato al reportero prosigue: una semana antes, del Comité Directivo Municipal del PRI le pidieron que no hubiera seguridad de parte del gobierno del estado.

“Eso es anómalo, ¿cómo te piden eso?; yo contesté: puedo imaginar que ustedes piensan que los policías estatales son del PAN, pero los policías estatales son del estado de Baja California y la constitución del estado me obliga a brindar seguridad y eso es lo que debo de hacer. Comprendo que ustedes no quieren que se les alebreste la gente. Vamos a nuestro trabajo y por ahí vamos a estar, pero no los vamos a molestar. Eso fue lo que dije”, recordó.

“Y como a los 40 minutos me habla el Director de Seguridad Pública de Tijuana, y me dice: Oígame, me acaban de hablar para pedirme esto, que era lo mismo. Y le dije: no me debería estar hablando usted, sino su presidente municipal, y los policías del estado por ahí van a andar. Entonces, ustedes los municipales, creó que deben hacer algo parecido”.

PRESENCIA SWAT

El exgobernador de Baja California hace una pausa, para luego señalar.

“Por ahí andaba cerca del sitio del magnicidio una sección de los que se conocen como SWAT y estaban ahí acantonados como a 20 metros del sitio; y cuando sucedió el lamentable hecho, ellos fueron a ver qué pasaba y vieron que ya llevaban al presunto homicida -Mario Aburto- en camionetas”.

“Llegaron los del grupo municipal y les preguntaron ¿quiénes son ustedes? Y dijeron Policía Judicial Federal. Identifíquense, respondieron los municipales cortado cartucho a los policías judiciales; entonces sacaron credenciales y eran puros integrantes del Estado Mayor Presidenciales. Entonces ¿por qué dicen que son de la PGR cuando realmente eran del EMP?”, preguntó Ruffo Appel.

El director de Policía Municipal, el que me llamó, Federico Benítez López, un mes después murió acribillado en una de las avenidas de Tijuana, recuerda el exmandatario panista.









Información vía: El Sol de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *