Exhoneración a Cienfuegos causa críticas hasta de los simpatizantes de la 4T

Hasta Noroña y Attolini criticaron la resolución de la FGR de exhonerar al ex general Cienfuegos.

La Fiscalía General de la República (FGR), a cargo de Alejandro Gertz Manero, exoneró de toda posible relación con un grupo criminal dedicado al narcotráfico al General Salvador Cienfuegos Zepeda, además de liberarlo del cargo de presunto enriquecimiento ilícito, lo que provocó una oleada de críticas y pronunciamientos de un supuesto “pacto de impunidad” tanto en la FGR como en el Gobierno de la Cuarta Transformación o 4T.

El 15 de octubre del año pasado, el ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en la administración del Presidente Enrique Peña Nieto fue detenido en el aeropuerto de Los Ángeles, California, a petición de la Agencia para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), y luego fue ligado por fiscales de ese país con un cártel del narcotráfico en México, el H-2, al que supuestamente ayudó a cambio de sobornos.

Luego de dos semanas en un centro de detención en Los Ángeles, el General, de 72 años de edad y ahora en retiro, fue trasladado a una prisión de Nueva York, a petición de la Corte federal con sede en Brooklyn, donde los fiscales ahondaron sobre los delitos a perseguir.

La acusación central fue que, entre 2015 y 2017, cuando era titular de la Sedena y a cambio de sobornos, Cienfuegos Zepeda protegió al Cártel de los Beltrán Leyva, a través de Juan Francisco Patrón Sánchez, alias “El H2”, a quien supuestamente ayudó en el tráfico marítimo y terrestre de cocaína, heroína, metanfetaminas y mariguana.

La acusación contra Cienfuegos, a quien se identificó entonces como “El Padrino” o “Zepeda”, fue presentada desde el 14 de agosto de 2019 ante la Corte para el Distrito Este de Nueva York, situada justo en Brooklyn.

Pero el destino de quien hasta entonces era el funcionario mexicano de más alto nivel detenido en EU, dio un giro extraordinario.

El 17 de noviembre, la Jueza al frente del caso Cienfuegos determinó que se retiraran los cargos de narcotráfico y lavado de dinero que pesaban sobre el militar, en una decisión inusual sugerida por el Departamento de Estado de EU, luego de días ríspidos en que, se filtró después, el Gobierno mexicano hiciera amenazas veladas de cortar la cooperación con Estados Unidos en materia de narcotráfico, en especial la presencia de los elementos de la DEA.

Así, el General Cienfuegos Zepeda volvió a México el 18 de noviembre pasado. La FGR le leyó sus derechos, le hizo una revisión física, le informó que estaría bajo investigación y lo mandó a dormir a casa.

El jueves, como muchos especialistas en seguridad ya preveían, la Fiscalía General de la República liberó por completo de culpa al extitular de la Sedena.

La indignación de muchos estalló en las redes sociales, incluidos periodistas, activistas y políticos que simpatizan con el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Así fueron esas primeras reacciones.

EXPERTOS Y OPOSICIÓN CUESTIONAN

Edgardo Buscaglia, académico y estudioso del fenómeno del crimen organizado en México y en el mundo, escribió una serie de mensajes en su cuenta de Twitter en los que cuestionó la decisión de la Fiscalía y criticó a Gertz Manero:

“México es hoy una #mafiocracia militarizada en vías de transformarse en un autoritarismo mafioso desgobernado por TÍTERES civiles débiles que dependen de militares”, escribió en uno de sus mensajes.

Ernesto Lopez Portillo, coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la IBERO CdMx, calificó como grave la decisión de la Fiscalía.










Información vía: Sin Embargo

EN EL BIEN FINCAMOS EL SABER

Universidad Autónoma de Coahuila

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter