Fármaco contra la artritis reduce hasta 71% la mortalidad por COVID

Una nueva investigación concluye que el baricitinib, empleado para tratar la artritis reumatoide, es capaz de reducir la inflamación y bloquear la entrada del virus.

El fármaco baricitinib, identificado gracias a una investigación previa basada en la inteligencia artificial, para la artritis reumatoide puede bloquear la entrada viral y reducir la mortalidad en pacientes con COVID-19 cuyo estado va de moderado a grave, según una investigación traslacional de un equipo internacional coordinado por expertos del Karolinska Institutet en Suecia y en el que han participado investigadores del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete.

“Nos complace informar de una reducción del 71 por ciento en la mortalidad del grupo que recibió baricitinib además de la atención estándar. Estos resultados son especialmente alentadores dado que el estudio incluyó una gran cohorte de pacientes ancianos, un grupo que a menudo se excluye en otros ensayos”, explica Volker Lauschke, autor del trabajo y profesor asociado de medicina personalizada y desarrollo de fármacos en el Departamento de Fisiología y Farmacología del Karolinska Institutet.

En el estudio, 83 pacientes hospitalizados en Italia y España con neumonía provocada por la COVID-19 fueron tratados con baricitinib además de la atención estándar. De estos, el 17 por ciento sufrió un resultado adverso que resultó en la muerte o ventilación mecánica invasiva. Esto se compara con el 35 por ciento en el grupo de control emparejado de 83 pacientes que sólo recibieron atención estándar.

DATOS SOBRE EL BARITICINIB

El baricitinib es un fármaco oral que se toma una vez al día y se usa para el tratamiento de pacientes adultos con artritis reumatoide de moderada a grave.
-Actúa como un inhibidor de la janus quinasa, un tipo de enzima que actúa como un interruptor de “encendido” o “apagado” en muchas funciones celulares.
-El fármaco tiene una función dual y actúa interfiriendo con los procesos inflamatorios del sistema inmunitario, así como inhibiendo directamente la entrada viral.
-Se considera un posible candidato a tratamiento para COVID-19.

En la investigación, publicada en la revista Science Advances, los científicos cultivaron órganos humanos en miniatura en el laboratorio, llamados organoides, para investigar cómo exactamente el fármaco puede combatir la COVID-19. Los hallazgos revelaron que el medicamento en cuestión puede ayudar a trabajar de dos maneras: reduciendo el daño a los órganos causado por la inflamación, y bloqueando la entrada del virus en las células humanas.

“Nuestros hallazgos explican las acciones duales anti-citocinas y anti-virales del baricitinib y respaldan una evaluación adicional en ensayos de control aleatorios”, añade Ali Mirazimi, profesor adjunto del Departamento de Medicina de Laboratorio del Karolinska Institutet y coautor del estudio.

Los pacientes, que tenían una edad media de 81 años, toleraron bien el fármaco con una reducción de la inflamación desde los primeros días de tratamiento, según los investigadores. Los efectos secundarios del uso prolongado de baricitinib informados anteriormente, incluidas la coagulopatía y la trombosis, no fueron evidentes en ninguno de los pacientes, posiblemente debido al tratamiento con medicamentos anticoagulantes.








Información vía: Sin Embargo

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter