Gobierno detuvo en 2019 dos proyectos para almacenar gas

Uno de los proyectos estaba programado para concluir en marzo de 2019; sin embargo, fue detenido

El gobierno de México tiene en el tintero al menos dos proyectos de almacenamiento estratégico de gas natural, el combustible con el que se produce 70 por ciento de la energía eléctrica del país.

Desde enero de 2018, el Centro Nacional de Control de Gas Natural (Cenagas) presentó un proyecto para incrementar la capacidad de almacenamiento del combustible para tener reservas en caso de emergencia, como la que ocurre desde el lunes pasado, cuando la Comisión Federal de Electricidad se quedó sin gas suficiente para satisfacer la demanda de electricidad en el país.

En el Proyecto de Almacenamiento Estratégico, el organismo independiente señaló que tiene la obligación de generar el espacio para guardar el combustible suficiente para abastecer la demanda por cinco días, en 2029, para lo cual se requiere espacio para 42 mil millones de pies cúbicos de gas.

El plan incluía, en una primera etapa, establecer terminales de almacenamiento en cuatro campos petroleros en tierra que fueron considerados como no rentables por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y que se ubican en Tabasco, Chiapas, Tamaulipas y Veracruz para almacenar al menos 10 mil millones de pies cúbicos de gas natural.

Se trató del primer proceso licitatorio, donde el Cenagas propuso los proyectos estratégicos necesarios, por instrucción de la Secretaría de Energía.

El proyecto estaba programado para concluir en marzo de 2019; sin embargo, fue detenido, debido a que no fueron asignados, dijo Ramsés Pech, analista del sector energético.

“Al parecer no hubo interés por continuar con el proyecto”. El experto añadió que al tratarse de reservas estratégicas, la responsabilidad de la operación de las terminales de almacenamiento recae en la nación.

“En el territorio nacional no existe la capacidad de almacenamiento suficiente para concentrar las cantidades producto necesarias ante una posible situación de emergencia energética”, advirtió en 2019, Arturo García Bello, líder de la Industria de Energía de la consultora Deloitte.

“La Política Pública en materia de Almacenamiento de Gas Natural (PPAGN), anunciada en marzo de 2018, obliga a que el Cenagas cuente, en 2022, con inventarios capaces de cubrir una demanda mínima de tres días de consumo nacional, lo que equivale a alrededor de 28 mil millones de pies cúbicos, tomando en cuenta que para entonces se tiene proyectada una demanda diaria de ocho mil 690 millones de pies cúbicos”, añade el especialista.

Actualmente, de acuerdo con datos del Cenagas, el país cuenta con capacidad de almacenamiento para 1.5 días de la demanda de gas natural repartido en tres terminales de regasificación, una en Manzanillo, Colima; otra en Ensenada, Baja California; y una más en Altamira, Tamaulipas, aunque estas terminales almacenan gas licuado, es decir, el combustible líquido. Este monto se compara con la capacidad de almacenamiento de Alemania, que tiene inventario para 100 días, en un país donde 52 por ciento de la energía proviene de fuentes renovables, o bien, en Holanda, donde se ubica en 151 días, de acuerdo con datos de la Agencia Internacional de Energía.

Este mismo organismo señala que cada país debe tener capacidad de almacenamiento para 90 días de su consumo como reserva estratégica.

Segundo intento

En julio del año pasado, el Cenagas informó de la intención de crear tres centros de acopio del combustible, con una inversión estimada entre 381 y 481 millones de dólares. Se trata de los campos petroleros agotados en dos cavernas salinas en Shapala, Veracruz, uno más en el municipio Coyame del Sotol, en Chihuahua, así como el campo Jaf, también en Veracruz.

De acuerdo con el organismo, estos proyectos deben quedar concluidos entre 2022 y 2023 y deben ser suficientes para cubrir la demanda de tres días de gas en el país.

En medio de la emergencia

El lunes pasado, la Comisión Federal de Electricidad celebró una junta de extraordinaria del Consejo de Administración para determinar una estrategia para atender la emergencia.

Dentro de la estrategia, CFEnergía y CFEInternacional propusieron incluir el almacenamiento en la estrategia comercial y operativa de la empresa, para minimizar los impactos negativos de movimientos abruptos en los precios y variaciones drásticas en los volúmenes solicitados por México para generar electricidad.

La estrategia “otorgaría mayor flexibilidad operativa y representa un mecanismo de protección ante la volatilidad de precios. Adicionalmente, el almacenamiento tiene valor estratégico, pues constituye una manera de mantener reservas de gas natural para enfrentar contingencias en México. Al mismo tiempo, otorga flexibilidad operativa y representa un mecanismo de protección ante la volatilidad de precios”, señalaron los integrantes del Consejo de Administración, liderados por Manuel Bartlett Díaz.








Información vía: El Sol de México

EN EL BIEN FINCAMOS EL SABER

Universidad Autónoma de Coahuila

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter