6 datos curiosos sobre Cleopatra
20 agosto, 2018
AHMSA hizo transferencias de millones de dólares a Oderbrecht
20 agosto, 2018

Hábitos que podrían arruinar tu día justo antes de dormir

Si frecuentemente te sientes apresurado, cansado y ansioso, es probable que quieras relajarte en la cama al final de un largo día. Lo que quizás no te das cuenta, es que tus hábitos a la hora de dormir podrían ser la razón por la cual tu día fue tan malo en primer lugar.

Desde la calidad de tu sueño hasta la cantidad de sexo que tienes, así es como tu rutina nocturna podría sabotear otras áreas de tu vida:

1. Resolver conflictos con tu pareja

El viejo dicho “nunca te vayas a la cama enojado” podría no ser tan sabio después de todo. Mantenerse a la altura de una discusión no solo podría reducir el tiempo de sueño, sino también dejarte con la sensación de estar demasiado ocupado como para quedarte dormido.

Una mejor alternativa: “Estoy de acuerdo en estar en desacuerdo por el momento”, dijo Sara Stanizai, terapeuta con licencia y propietaria de Prospect Therapy en Long Beach, California. “Te garantizo que no resolverás nada si estás agotado y activado por la ira, el estrés y los sentimientos heridos”.

Más bien, concéntrate en calmarte y descansar; tendrás una conversación mucho más productiva por la mañana.

2. No seguir una rutina adecuada de cuidado de la piel, o simplemente usar toallitas faciales

Hay pocas cosas peores que despertar con un barro en la cara, especialmente la mañana antes de una gran reunión o cita. Sin embargo, muchas personas se arriesgan a ese resultado todos los días acostándose sin lavarse la cara.

Incluso si no usas maquillaje, necesitas limpiar tu piel del sudor, los aceites y la contaminación que se acumula durante el día. “Si estás demasiado cansado o deprimido para lavarte la cara, algo está sucediendo”, dijo Stanizai. “Puede ser una señal de que no estás durmiendo lo suficiente o de que tu estado de ánimo no está sincronizado”.

Afortunadamente, una rutina de cuidado de la piel adecuada es tan buena para tu salud mental como para tu cutis. Reserva 10 minutos por la noche para cuidar su rostro. Solo asegúrate de no usar tus toallitas faciales, en realidad empeoran tu piel.

3. Hacer ejercicio

A algunos de nosotros ni siquiera se nos puede pagar para hacer ejercicio. Entonces, si tú no eres de los pocos admirables que hacen ejercicio regularmente, no te rindas todavía. Solo tienes que saber que si haces ejercicio demasiado tarde en la noche, es posible que no duermas tanto como lo necesites.

“Hacer ejercicio es un hábito saludable, pero el momento del ejercicio es muy importante; hacer ejercicio demasiado tarde puede interrumpir tu sueño “, dijo Leslie Fischer, fundadora de Sustainable Slumber, un sitio web dedicado a ayudar a las personas con mentalidad ecológica a dormir bien por la noche. La razón, dice ella, es que interrumpe el ritmo circadiano.

“Si haces ejercicio demasiado tarde en el día, es una señal tácita a nuestros cuerpos de que es hora de estar despiertos y activos. Esto puede hacer que sea difícil conciliar el sueño por la noche “, dijo Fischer.

Si puedes, programa tu entrenamientos para la tarde, pero no muy tarde. Aún mejor si intentas hacer ejercicio por la mañana, para darle un impulso adicional a tu estado de ánimo y productividad.

4. Prender un cigarro

No tenemos que decirte lo malo que es fumar para tu salud; esa es tu propia elección. Pero si vas a hacerlo, trata de evitarlo cerca de la hora de dormir.

La nicotina es un estimulante, señaló Stanizai. Fumar antes de acostarse podría dificultar el quedarse dormido, lo que significa que al día siguiente te sentirás atontado e irritable si no te das suficiente tiempo antes de irte a dormir. “Date al menos dos horas si puedes”, dijo.

5. Depender de una copa de vino para relajarte

Lo mismo aplica para tu copa de vino. “El alcohol puede ayudarte a sentirte somnoliento, pero en realidad afecta negativamente la forma de dormir”, dijo la Dra. Dawn Dore-Stites, profesora asistente en el Departamento de Pediatría y el Centro de Trastornos del Sueño de la Universidad de Michigan.

Específicamente, dijo ella, el alcohol afecta la forma de pasar del sueño a lo largo del ciclo, lo que provoca que te despiertes con más frecuencia y experimentes un sueño menos profundo. Entonces, en lugar de depender del alcohol, considera tomar té de hierbas o leche tibia para relajarte.

6. Checar qué está diciendo Trump en Twitter

Un recorrido final a través de tu feed de redes sociales antes de ir a la cama puede parecer inofensivo, pero ponerte al día con esas publicaciones podría hacer que sea más difícil tener una noche de sueño reparador.

“Las investigaciones han demostrado que las personas experimentan cambios hormonales en el cerebro cuando miran las redes sociales”, dijo Beatrice Tauber Prior, psicóloga clínica y fundadora de Harborside Wellbeing en Cornelius, Carolina del Norte. “El cerebro le indica a la glándula suprarrenal que secrete cortisol y adrenalina”.

Disparar la liberación de estas “hormonas del estrés” aumentará tus niveles de energía, lo último que quieres cuando te vas a la cama. “A largo plazo, las elevaciones de estas hormonas perjudican la cognición y pueden aumentar la depresión y la ansiedad”, dijo Prior. Es mejor que guardes esa actualización de redes sociales para la mañana.

7. Usar tu teléfono en la cama

Se ha demostrado que la luz azul producida en pantallas como la de tu teléfono te mantiene despierto y contribuye al desarrollo de enfermedades graves como la obesidad y el cáncer de seno.

Pero si necesitas otra razón convincente para mantener tu teléfono afuera de tu cama, tienes que saber que también ayudará a preservar tu vida sexual. Mirar fijamente en la pantalla de tu teléfono en lugar de los ojos de tu amante, significa que es menos probable que se mantengan ocupados con regularidad.

“[Tu cama] debería ser para dormir y tener sexo, nada más”, dijo Gabrielle Gray, una entrenadora de salud certificada y gerente de estudio del Centro Maha Rose for Healing en Brooklyn, Nueva York. “Cuando tienes el hábito de responder correos electrónicos de trabajo debajo de las sábanas, estás configurando la intención energética de que ese es un lugar donde sucede el trabajo, en lugar de descansar o tener sexo”, dijo.

Además, de acuerdo con Gray, les das luz verde a tus compañeros de trabajo para que te sigan enviando correos electrónicos a las 11:30 p.m. “Si estás súper ocupado, puedes configurar un mensaje de ‘fuera de la oficina’ por la noche, avisando a la gente cuándo pueden esperar saber de ti al día siguiente. Todavía se sentirán atendidos mientras tomas el espacio que necesitas para descansar y divertirte “, dijo Gray.

8. Comer tarde en la noche

Los amantes de los tentempiés nocturnos tal vez quieran dejar los Doritos. Masticar regularmente algo salado o dulce antes de acostarse significa que es más probable que esas calorías se almacenen en forma de grasa, en lugar de quemarse para obtener energía. Esa es una vía rápida para aumentar de peso, que puede causar problemas más grandes como la diabetes y otras enfermedades crónicas en el futuro.

Pero incluso a corto plazo, comer demasiado cerca de la hora de acostarse puede interrumpir tu sueño. “Cuando el cuerpo está trabajando en la digestión de los alimentos, no puede descansar adecuadamente. Esto puede llevar a una noche de sueño de mala calidad más ciclos digestivos que se descartan al día siguiente “, dijo Gray.

En su lugar, trata de dejar unas cuantas horas entre comer y acostarte. Y si descubres que tienes hambre después de la cena, intenta agregar más proteínas y grasas saludables a su cena.

9. Descuidar tu cabello

Si te gusta bañarte por las noches, tomarte el tiempo para secarte el cabello después de una ducha puede parecer un dolor enorme. Pero tirarse en la cama con el pelo mojado solo hace que tu rutina diaria sea más dura.

“Frotar el cabello mojado contra una almohada mientras das vueltas durante la noche causa problemas. También significa que es probable que te despiertes con un lío salvaje y rizado “, dijo Brandie Flores, una estilista con licencia y líder senior del distrito para Supercuts en el área de San Antonio, Texas.

Y mientras ese chongo desordenado podría haberle dado la apariencia perfecta durante el día, asegúrate de quitártelo antes de meterte realmente en la cama. “Dejar ese chongo causa mucha tensión en tu cabello durante la noche. Eso da como resultado un cabello quebradizo y usualmente un pliegue en el cabello al día siguiente “, dijo Flores. Si no quieres dejarte el cabello suelto, Flores recomienda trenzarlo, lo que puede darle una onda agradable al cabello y reducir el tiempo de peinado al día siguiente.

 

 

Información vía: Huffington Post

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *