Indígenas adultos mayores reciben la vacuna contra el COVID-19

El plan del gobierno de inmunización de la población contra el COVID-19 inició el pasado 24 de diciembre con el personal de salud y se pretende, termine en marzo de 2022

Octavio Retana, un campesino indígena de 66 años, fue uno de los primeros adultos mayores en recibir la vacuna contra la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en México, por lo que se siente feliz y esperanzado.

«Estoy muy feliz de recibir la vacuna, es un privilegio haber sido ya vacunado», dijo don Octavio tras recibir la vacuna en una clínica local de la alcaldía Milpa Alta, ubicada en el sur de la Ciudad de México.

El adulto mayor, de origen náhuatl, vive en San Pedro Atocpan (Milpa Alta), un poblado rural alejado del centro de la Ciudad de México y en el que casi el 50 por ciento de su población es pobre.

México ocupa el decimotercer lugar del mundo en número de contagios y el tercero con más decesos por la pandemia, detrás de Estados Unidos y Brasil, según datos de la estadounidense Universidad Johns Hopkins.

Un día antes de la vacunación, don Octavio tuvo contacto con una brigada que le informó de manera verbal que tenía que presentarse en el Centro de Salud de su comunidad para vacunarse.

Recordó que estaba impaciente por recibir la vacuna, por lo que se formó afuera de la clínica rural dos horas antes de su cita debido a la alta demanda del inmunizante en la alcaldía.

Milpa Alta es una de las zonas que registra el mayor número de casos activos por la COVID-19 en la capital mexicana, según cifras oficiales.

«Con la vacuna se puede seguir viviendo, continuar con las tradiciones y, en un futuro, poder reunirnos con toda la familia», comentó.

México inició el lunes la vacunación contra la COVID-19 en adultos mayores de 60 años en un total de 333 municipios de alta marginación, de acuerdo con la Secretaría (ministerio) de Salud.

Don Octavio señaló que la pandemia le ha causado severos problemas económicos tanto a él como a su familia, debido a que en el último año obtuvieron ganancias marginales en sus ventas de mole artesanal.

El 97 por ciento de la población de Milpa Alta se dedica a la producción de mole, un tipo de salsa muy condimentada hecha a base de chiles y especias que se espesa con masa de maíz.

«A toda mi familia nos ha afectado esta situación, pues todos somos moleros y dependemos de la venta y esta vez no pudimos hacer buenas ventas porque no se realizó la Feria del Mole de octubre (pasado) por la pandemia», lamentó.

Ahora, don Octavio está esperanzado de que la vacuna permitirá que la gente se sienta más segura de salir a la calle y visitar las distintas ferias y eventos que se celebran en los lugares más apartados de la Ciudad de México.

«A Milpa Alta le beneficiará mucho la vacuna porque aquí en toda la región ha fallecido mucha gente y creo que la vacunación nos ayudará a ya no tener consecuencias graves por la enfermedad como la muerte», afirmó.

Se mostró a favor de que la vacuna sea universal y gratuita, pues consideró que todos tienen derecho a recibirla sin hacer ninguna distinción.

«Es muy importante no interponer la cuestión económica para recibir la vacuna. Aquí pobres y ricos nos reunimos para recibirla porque así lo debemos hacer para que todos tengamos la vacuna a nuestra disposición», indicó.

Durante las próximas semanas, los adultos mayores recibirán la segunda dosis, por lo que don Octavio ya se muestra entusiasmado y confiado en que podrá reunirse con sus familiares, con sus amigos y visitar las playas de México.

El campesino exhortó a sus amigos y familiares a aplicarse la vacuna, pues consideró que «es una protección segura ante la nueva enfermedad que afecta al mundo».

México busca inmunizar a sus habitantes a través de un plan nacional que inició el 24 de diciembre pasado y que concluirá en marzo de 2022, con una inversión de 32.000 millones de pesos (unos 1.600 millones de dólares).

El Plan Nacional de Vacunación contra la COVID-19 de México consta de cinco etapas: la primera incluye al personal de salud, la segunda a las personas mayores de 60 años, entre febrero y marzo, mientras que las personas entre los 50 y 59 años se vacunarán entre abril y mayo.

De mayo a junio se protegerá al grupo de 40 a 49 años y en la última etapa, de junio a marzo de 2022, se vacunará al resto de la población, según reportes de la Secretaría de Salud.

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter