Investigan a 12 médicos por presuntamente alterar mas de 1800 actas de defunción

Comparte esta nota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Doce profesionistas de la salud son investigados por la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México por alterar actas de defunción durante la emergencia sanitaria. Se ha detectado que del 1 al 17 de mayo de 2020 emitieron mil 888 documentos alterados; sin embargo, la indagatoria sigue su curso.

Con base en la carpeta de investigación CI-FICUH/CUH-8/UN-1 S/00051/06-2020 por falsificación o alteración y uso indebido de documentos al que falsifique o altere documento público o privado, que fue iniciada el pasado 9 de junio y a la que Excélsior tuvo acceso, en promedio cada médico cobraba entre 500 y mil 500 pesos por llenar un acta de defunción sin acudir a constatar personalmente que las personas estuvieran muertas ni tampoco conocer las causas reales de su fallecimiento.

Por lo que el Coordinador Jurídico y de Normatividad de la Agencia de Protección Sanitaria del gobierno de la Ciudad de México, Ulises Pantoja Baranda, pidió a la Fiscalía General de Justicia que solicite una investigación al Servicios de Administración Tributaria (SAT) para conocer los montos económicos que obtuvieron los imputados como ganancia de estos actos ilícitos.

Resulta necesario hacer mención que tales profesionistas manifestaron en comparecencia que reciben un pago por la elaboración de los citados certificados de entre 500 a mil 500 pesos por cada uno, por lo que solicitamos a esta representación social (MP) gire oficios de estudio al Servicio del Sistema de Administración Tributaria (SAT) con la finalidad de conocer el historial de declaraciones y de ser el caso, se imputen los delitos fiscales correspondientes.

A manera de ejemplo y abonando lo anterior, si un médico realiza, aproximadamente, 300 certificados médicos deberían estar declarando alrededor de 300 mil pesos de ganancia al Servicio de Administración Tributaria”, se detalla en Carpeta de Investigación.

Pantoja Baranda argumentó en su denuncia que, de acuerdo al artículo 391 de la Ley General de Salud, los médicos deben comprobar personalmente el fallecimiento y determinar sus causas.

El médico certificante, previo a emitir el certificado de defunción, debe realizar previamente las acciones siguientes: verificar la identidad de la persona que murió a través de documentos como son credenciales de elector con fotografía, porque era su médico tratante y conocía previamente a la persona o bien, por el dicho de testigos en el peor de los casos, asimismo debe constar las causas del deceso… Y en tales condiciones que inexcusablemente la persona fallecida debe estar presente ante el médico certificante en el lugar del deceso”, expuso.

Todos estos registros quedan archivados a través del Sistema Funerario, donde almacenan trámites y documentos de los fallecimientos en la Ciudad de México.

CINCO, EN EL 19-S

Dentro de la investigación iniciada por la Agencia de Protección Sanitaria a los 12 responsables de la alteración en el llenado de actas de defunción, se ubica a cinco de ellos por tener denuncias e investigaciones por irregularidades al certificar fallecimientos de personas desde 2017, incluso, certificaron decesos ocurridos en el sismo de 2017.

Por estos hechos se menciona a Brenda Amanda S., Eunicie Jandete E., Gonzalo T., Irwing Baruxh C. y Juna Octavio M.

FUNERARIAS SIRVEN DE CONTACTO

Las autoridades de Protección Sanitaria han podido identificar un modus operandi de este grupo de médicos que son contactados por funerarias, en este caso, por la “Embalsamadora Servicios Integrales”, de la cual es representante Irwing Baruxh C., quien contacta a los médicos.

Incluso, él es señalado en la investigación por haber “emitido” 120 certificados de defunción en abril y 53 del 3 al 17 de mayo de este año.

Eunice Jandete E., médico privado, es señalada de haber emitido 186 certificados del 10 al 17 de mayo de 2020, es decir, 26.5 documentos al día en este periodo.

En su comparecencia del 21 de mayo ante la Agencia de Protección Sanitaria admitió que las funerarias la contactan vía telefónica para hacer una entrevista con el familiar de los fallecidos para que informen sobre las posibles enfermedades del fallecido.

(…) Manifestando, también, que sólo las muertes que ocurren en la alcaldía Iztapalapa son revisadas por ella de manera presencial; quedando en duda y estableciendo de manera tácita que no asiste a las diferentes alcaldías en las que, dice, brinda sus servicios tal y como se desprende de los diferentes certificados de las alcaldías Álvaro Obregón, Venustiano Carranza y Xochimilco”, se abunda en la Carpeta de Investigación

Otra de las investigadas es Verónica J., quien es la que más actas de defunción emitió del 1 al 17 de mayo, con un total de 303 documentos; la inconsistencia se detectó porque su tiempos de traslado para certificar la muerte de las persona no concuerdan con el número de actas.

La médico privada declara no estar presente en todas las certificaciones, razón por la cual se apoya con la doctora Judith E., profesionista, que también tiene grandes cantidades de certificados llenados, además de que sus certificaciones se hacen en pocos minutos”, se detalla en la denuncia.

De acuerdo con fuentes judiciales, en los próximos días serán giradas órdenes de aprehensión contra los 12 presuntos responsables de estos hechos, que han causado que los registros de muertes durante esta emergencia sanitaria se vean alterados.








Información vía: Excelsior

Deja un comentario: