El SAT ya investiga a la LigaMX para revisar el origen de todos los recursos
21 agosto, 2018
DogHero llega a México para darle lo mejor a tu mascota
21 agosto, 2018

La historia de la pionera feminista

¿Quién fue Simone de Beauvoir? Esta es una de las preguntas que la escritora Carmen G. de la Cueva se plantea en su libro Un paseo por la vida de Simone de Beauvoir (Editorial Lumen). La autora de ‘Mamá, quiero ser feminista’ aborda la historia de la voz del feminismo mundial más importante del siglo XX y a la vez de la que menos se ha leído y la que más producción literaria tiene.

Sus memorias se leen como novelas pero también como libros de historia. Desafortunadamente, gran parte de la obra de Beauvoir estuvo descatalogada durante mucho tiempo e incluso su obra más famosa, El Segundo Sexo, se incluyó en el índice de libros prohibidos del Vaticano. Desde su infancia a su madurez, pasando por las zonas más problemáticas de su vida y de su discurso, la vida de la autora francesa se expande en este libro hasta llegar a nuestros días, comprobando la actualidad de sus enseñanzas.

La escritora Carmen G. de la Cueva retratada por Sonsoles Yovanka

En el prólogo dejas claro tu admiración por Simone de Beauvoir. Después de indagar un poco más en su vida, ¿ha cambiado tu visión respecto al personaje?

Ha dejado de ser una personaje, una diosa, una mujer icónica del feminismo y ha pasado a ser una amiga. Ahora es una mujer mucho más cercana, de carne y hueso, con sus contradicciones, dudas, fisuras y grietas. Con un camino muy difícil para construirse como escritora, un aspecto en el que me he identificado mucho. La famosa cita de El Segundo sexo “La mujer no nace, la mujer se hace” a mi, personalmente, me cuesta identificarme. No me dice quién fue ni cómo se hizo ella y yo lo que quería contar era quién era ella como mujer.

Después de ‘Mamá, quiero ser feminista’, ¿cómo afrontaste la escritura de este libro?

Lo primero que hice fue documentarme. Empecé a recopilar todo lo que había escrito ella y todo lo que se había escrito para intentar comprenderla. Pero me encontré con la dificultad de que la mayoría de los libros están descatalogados y tuve que recorrer decenas de bibliotecas para encontrar algún ejemplar. Una chica joven o una mujer que no conozca a Simone y que se acerque a este libro va a comenzar a conocerla así, no necesita un estudio introductorio y contextual. Es mucho más cercano identificarse con ella empezando por el principio, cuando era una niña, la relación con su hermana, Zaza, la lectura de Mujercitas….

Que Simone de Beauvoir escribiera sus propias memorias también te ha ayudado..

Por supuesto, yo empecé leyendo todo lo que se había escrito sobre ella, para saber quiénes eran las voces autorizadas que habían hablado de la vida de Simone, pero me di varios golpes porque la vida de Simone no le pertenecía. Era la vida de Jean-Paul y Simone y yo no quería contar la vida de Jean-Paul, quería contar la de ella. Después de leer eso y sentirme muy decepcionada y perdida, empecé a leer ‘Memorias de una chica formal’ y todas sus diarios. Tomó la conciencia de querer dejar su vida por escrito, a los 48 años, de contar su propia historia. Y eso es una decisión muy feminista.

Tomó la conciencia de querer dejar su vida por escrito, a los 48 años, de contar su propia historia. Y eso es una decisión muy feminista”

Simone se refería a sí misma como una “chica rara”. ¿Cómo es hoy en día una mujer así?

Es toda aquella chica que no encaja en su entorno. Yo me he identificado en ese sentido porque al nacer en un pueblo de Andalucía y querer ser escritora o lectora -y encontrarte en un entorno en el que los libros no ocupan ningún lugar- eso hace que te alejes. Es como el anhelo de salir de ahí y construir una vida propia.

Una chica rara siempre va con un montón de libros. En ellos es donde consigue sentirse menos sola. También es una chica feminista que busca esos referentes y voces que le hagan sentir acompañada.

Su padre siempre le decía que tenía un ‘cerebro de hombre’ para referirse a su intelectualidad y a querer forjar su propia vida. ¿Crees que muchas mujeres que ocupan cargos importantes interiorizan actitudes masculinas para liderar?

Susana Díaz, la presidenta de la Comunidad de Andalucía, es una mujer igual que Angela Merkel, Hillary Clinton, Cospedal, Aguirre y tienen o han tenido mucho poder pero eso no las convierte en feministas y por supuesto han utilizado herramientas masculinas para llegar al poder y por eso están ahí. Para una feminista con herramientas feministas (el respeto, el tratar a todo el mundo por igual) sería mucho más difícil llegar arriba porque las estructuras siguen siendo muy patriarcales.

Hay que dinamitar las estructuras desde el movimiento feminista, desde abajo y cuestionarlas. Se trata de no pensar que porque esa estructura esté allí no va a cambiar nunca.

Simone consideraba que ella era más conocida como escritora en París que Nelson, uno de sus amantes, en Chicago y que por eso quería que lo dejara todo para mudarse con él. A día de hoy, el éxito de las mujeres sigue siendo una amenaza para los hombres.

Siempre ha representado una amenaza. Ella hablaba inglés y conocía su obra. Pero él ni siquiera hizo el intento por leerla a ella, por aprender su idioma. Muchas mujeres tienen que ocultar su talento porque hay un hombre que se siente muy amenazado y eso es muy injusto.Tiene que ver con la pérdida de los privilegios. Ellos están perdiendo espacio y poder y eso les aterra, porque históricamente no han tenido que cuestionarse nunca nada, su lugar estaba ya allí. Su hueco estaba para todos ellos pero para nosotras no. La historia de las mujeres se ha contado a través de casos excepcionales.

Sigue ocurriendo a día de hoy en los medios, hay muchísimas escritoras feministas muy buenas pero se le da mucho más espacio a aquellas que tienen un discurso que encaja mejor con el sistema, que lo cuestiona menos. Por eso es importante que escribamos, publiquemos y reflexionemos teniendo en cuenta la genealogía y todas esas mujeres que han venido antes y han escrito cosas sobre las que nosotras estamos reflexionando ahora. Hay que reconocer el trabajo previo.

Muchas mujeres tienen que ocultar su talento porque hay un hombre que se siente muy amenazado”

Ahora se abordan los temas de ‘El Segundo Sexo’ (el aborto, la soltería, la libertad sexual..) con total libertad, pero a esas mujeres se les sigue criticando igual que a Simone.

El espacio público sigue ocupado por voces masculinas. Cuando una mujer ocupa el espacio público con un libro, con un tuit o con un artículo cuestionando las cosas empieza a ser atacada de una manera visceral, ni siquiera se le atacan los argumentos sino que se le ataca mucho más directamente, como a Simone.

Siguen diciendo que el espacio público no nos corresponde, que no podemos alzar la voz porque lo que decimos no es importante. Y esta es la conquista del feminismo. Las redes sociales son super importantes ahora mismo para el feminismo si no, no se hubiese producido algo como el MeToo. Las redes sociales nos están ayudando a ver que existe un relato colectivo, no individual.

Hay quienes consideran el ‘boom’ que está viviendo la literatura feminista como algo meramente pasajero. ¿Es una tendencia o tiene que ver con el hecho de haber sido silenciada durante toda la historia?

Decir que es una “tendencia” solo es una manera de desautorizar lo que está ocurriendo. Por supuesto que hay una corriente muy ‘mainstream’ y que el feminismo está de moda en el momento en el que Inditex hace camisetas con lemas feministas o Beyoncé lo pone en su concierto. Pero a la vez este momento histórico en el que por primera vez el feminismo está en la agenda, está permitiendo que muchos editores y editoras y traductores y traductoras estén poniendo el foco en obras buenísimas que estaban ahí pero que no se habían traducido. Si este ‘boom’ lo que está consiguiendo es que reconstruyamos nuestra propia genealogía para tener modelos y referentes en los que inspirarnos y con los que aprender esto es una gran celebración.

Ilustración de Malota para el libro ‘Un paseo por la vida de Simone de Beauvoir’

 

Información vía: La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *