La NASA descubre un planeta potencialmente habitable

Comparte esta nota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El satélite TESS de la NASA permitió descubrir un planeta del tamaño de la Tierra a una distancia intermedia de su estrella, lo que permitiría la presencia de agua líquida.

El planeta, llamado TOI 700 d y potencialmente habitable, está relativamente cerca de la Tierra -a solo 100 años luz-, anunció el Jet Propulsion Laboratory de la NASA durante la conferencia invernal (boreal) de la sociedad estadounidense de astronomía en Honolulu, Hawái.

El TESS, acrónimo de Transiting Exoplanet Survey Satellite (Satélite de Exploración de Exoplanetas en Tránsito), descubrió también un mundo que se presenta como poco hospitalario para formas de vida como las de la Tierra pero que orbita alrededor de dos estrellas, lo que para los seguidores de la saga Star Wars evoca al ficticio planeta Tatooine.

“TESS fue diseñado y lanzado específicamente para hallar planetas del tamaño de la Tierra y en órbita de estrellas cercanas”, dijo Paul Hertz, director de astrofísica de la NASA.

Inicialmente, el satélite clasificó erróneamente la estrella a la que orbita TOI 700 d, lo que implicaba que los planetas aparecían de mayor tamaño y más calientes de lo que eran realmente. Pero varios astrónomos aficionados identificaron el error.

“Cuando corregimos los parámetros de la estrella, los tamaños de sus planetas se redujeron y nos dimos cuenta que el de más afuera era como del tamaño de la Tierra y [estaba] en la zona habitable”, dijo Emily Gilbert, una estudiante de posgrado en la Universidad de Chicago.

El descubrimiento fue luego confirmado por el telescopio espacial Spitzer.

Planetas con características similares han sido descubiertos con anterioridad, en especial por el telescopio espacial Kepler, pero este hallazgo es el primero realizado por TESS, lanzado en abril de 2018.

El cazador de planetas TESS estudia una porción del cielo para detectar la disminución temporaria de la luminosidad de las estrellas que allí se observan, provocada en general por objetos que pasan frente a ellas. A partir de esa medición, el satélite puede inferir la presencia de un planeta, su tamaño y su órbita.

La estrella TOI 700 es pequeña, cerca de 40% del tamaño del Sol y 50% menos caliente. TESS descubrió tres planetas que la orbitan, llamados TOI 700 b, c y d. Solo “d” está en la llamada zona “Ricitos de Oro”, ni tan lejos ni tan cerca de la estrella, donde las temperaturas podrían permitir la presencia de agua líquida.

El nombre de esa región alude a la protagonista del cuento clásico “Ricitos de Oro y los tres osos”, en el que una niña prueba la avena del tazón de cada uno de los osos, y encuentra uno que tiene la temperatura justa, “ni demasiado caliente ni demasiado frío”.








Información vía: El Sol de México

Deja un comentario: