La Marina rescata náufragos en Puerto Vallarta
7 enero, 2019
“Vuelven” los chalecos amarillos a París
7 enero, 2019

La odisea de tramitar una licencia de conducir en Saltillo

Los trámites son engorrosos en México son realmente desgastantes. En Saltillo el más terrible es el trámite de licencias de conducir.

El martirio comienza con el horario corto de 9 de la mañana a 3 de la tarde. Si uno va tiene que hacer fila desde las 7 u 8 de la mañana para poder ser de los primeros atendidos: son reglas sociales básicas llegas te sientas y ese es el número en el que vas a ser atendido.

Las secretarias llegan a las 9:30, la puntualidad no es el fuerte de este sistema. Comienzan a vocear para que pasen: ¡Del 1-15!¡Del 16-35! Y así conforme se van acomodando los ciudadanos.

Para empezar tienes que ir sin saber que documentos se necesitan llevar por que no esta actualizado el sitio oficial de gobierno del estado. Cuando llegas ves un cartel gigante OFICIAL que no se encuentra en la página de internet y te dice que a partir de diciembre tenías que llevar más documentos: comprobante de pago, comprobante de domicilio, acta de nacimiento, CURP, cartilla de vacunación tuya y de tu perro (si no tienes perro busca el de tu vecino), dos muestras de orina, una ensalada césar y un copro. Original y copia. Obviamente te tienes que regresar a tu casa por los documentos.

Pierdes el lugar; te vuelves a formar. Ya son las 12 del día y la oficina de licencias es un espacio realmente reducido y tienes que volver a la fila de afuera en pleno sol, lluvia o cualquier otra inclemencia climatológica en menos de una hora porque… Saltillo es así.

Cuentas a las personas son 130 esperando poder pasar. Comienzas a tener hambre, alucinas y estás dispuesto a pagar 40 pesos por unas papas que vende un señor afuera que casualmente también saca copias a $2 pesos cada una.

Por fin llegas a la oficina, pasas y la señorita encargada de tramites te pide los documentos mientras te dice: “No hay sistema, lo voy a apuntar a mano”.

Saca una hoja y te apunta con una letra tan horrible que puede decir cualquier cosa menos tu nombre. Hasta un Dr. del IMSS escribe mejor. Te quedas helado. Y aparte te dice tiene que volver con sus documentos que ni siquiera registró porque !NO LOS UTILIZASTE!

Voltea tu baucher de pago y le pone un número. ¿Es un 25, 37 o un 75? Ah no, es un 14; y te piden que vuelvas con esos documentos dentro de dos meses por que pues, así es la vida y te vas triste, desnutrido, con insolación, frío y un pesar en el corazón, aparte ilegalmente por que ya se te venció la licencia y sales persignándote para que un oficial de tránsito no te vea.

Lo volverás a intentar dentro de un mes. Y esperemos ahora sí puedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *