La UIF denuncia a la iglesia de la Luz del Mundo por lavado de dinero

El organismo de la Secretaría de Hacienda detecta transferencias a paraísos fiscales o de personas no identificadas

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretearía de Hacienda presentó denuncias contra organizaciones religiosas por actos que son inconsistentes con sus actividades, como la de transferencias financieras en paraísos fiscales, emisiones de dinero para obtener recursos y transferencias de dinero de personas no identificadas.

Si bien la UIF no detalló el nombre de las organizaciones religiosas, trascendió que fueron cinco las denuncias presentadas ante la FGR contra la iglesia La Luz del Mundo y su líder, Naasón Joaquín, detenido en Estados Unidos acusado de pederastia, lavado de dinero y delitos fiscales.

De acuerdo con una ficha de la UIF, se analizaron diversos delitos de Organizaciones sin Fines de Lucro (OSFL) con la denominación de Actividades Religiosas, las cuales no guardan relación con el objeto y los fines para las cuales fueron constituidas; además han omitido enterar a la autoridad hacendaria sobre sus ingresos y, por tanto, han generado riqueza de manera ilegal, ubicándolas en un supuesto de comisión de delitos fiscales y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Y es que detectó que las organizaciones religiosas ejecutan, a través del sistema financiero nacional, actos jurídicos con fines eminentemente lucrativos, lo cual representa una inconsistencia, dada su naturaleza.

También reciben recursos por concepto de intereses de diversos instrumentos financieros (realizan inversiones con la finalidad de obtener utilidades), de lo cual omiten manifestar ante la autoridad hacendaria la obtención de recursos que son gravables o deducibles para efecto del pago de impuestos.

Realizan transferencias financieras por altos montos, dirigidas a personas físicas y morales con las que no se identifica el tipo de relación. Envían recursos por cantidades significativas, mediante transferencias internacionales, personas físicas y morales en países clasificados como paraísos fiscales”.

De acuerdo con la UIF, existe poca permanencia de los recursos en las cuentas de las organizaciones religiosas investigadas, ya que se crearon con montos muy elevados para el pago de bienes o servicios de lujo, como tarjetas de crédito, vehículos, blindajes, que no son acordes al perfil y objeto de la actividad que realizan.

Por ello, la UIF presentó ante la FGR denuncias contra las organizaciones religiosas por la probable comisión de diversos delitos.









Información vía: Excelsior

EN EL BIEN FINCAMOS EL SABER

Universidad Autónoma de Coahuila

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter