Los cubrebocas se volvieron el objetivo de los ladrones en Ucrania

Comparte esta nota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las tiendas ucranianas, los restaurantes y el transporte cerraron el martes, ya que el país endureció las restricciones para contener la propagación del coronavirus, mientras la policía arrestó a cinco personas sospechosas de robar 100 mil máscaras quirúrgicas a punta de pistola en Kiev

Ucrania suma siete casos confirmados de coronavirus y un muerto.

El gobierno ha alentado a la gente a quedarse en casa siempre que sea posible, excepto para comprar alimentos y medicamentos, pero no introdujo toques de queda.

Tras una serie de medidas de emergencia introducidas por el presidente Volodymyr Zelenskiy, el Parlamento aprobó en una sesión especial medidas que incluyen multas y penas de prisión para las personas que rompan la cuarentena. Los cierres en todo el país incluyen el área de Chernóbil, el sitio del peor desastre nuclear de la historia que se ha convertido en una atracción turística.

Las autoridades también anunciaron el arresto de un grupo de personas que, haciéndose pasar por miembros del servicio de seguridad estatal, robaron un cargamento de 100 mil máscaras quirúrgicas a punta de pistola de un vendedor privado que las había almacenado en su automóvil.

“Los delincuentes atacaron al vendedor, lo golpearon y tomaron las máscaras”, dijo el jefe de policía de Kiev, Andriy Kryshchenko. “Usando uniformes policiales y amenazando con usar armas de fuego, los delincuentes tomaron posesión de toda la mercancía”.

Mientras tanto, las playas y senderos naturales de Hong Kong están empezando a cubrirse de mascarillas desechadas, un problema que según grupos ecologistas plantea una enorme amenaza para la vida marina y los hábitats de la vida silvestre.

La mayoría de los 7.4 millones de habitantes de Hong Kong han estado usando a diario durante semanas mascarillas de un solo uso a fin de protegerse del coronavirus.

Pero hay un gran número de mascarillas que no son desechadas de forma adecuada, siendo arrojadas en su lugar al campo o al mar, donde la vida marina puede confundirlas con comida, para acabar devueltas por la marea a las playas junto con las habituales bolsas de plástico y otros residuos.

Los grupos ecologistas dicen que las mascarillas usadas para prevenir el coronavirus han agravado el problema del cúmulo de basura marina generada por la ciudad.

“Tan sólo hemos tenido mascarillas en un volumen masivo durante las últimas seis u ocho semanas (…) y ahora empezamos a ver su efecto sobre el medio ambiente”, acusó Gary Stokes, fundador del grupo ecologista Oceans Asia.







Información vía: El Sol de México

Deja un comentario: