Navalni, opositor ruso, revela presunto palacio de Putin a orillas del mar negro; Putin lo niega

El presidente ruso desmiente personalmente ser el dueño de un suntuoso palacio a orillas del Mar Negro que le adjudica el opositor encarcelado Alexei Navalni

El opositor Alexei Navalni, detenido desde su regreso a Rusia, contraatacó este martes con la difusión de una investigación sobre el presidente ruso, Vladimir Putin, quien se beneficiaría de un verdadero «palacio» a orillas del mar Negro.

La investigación, que cuenta con un video de unas dos horas con cientos de miles de reproducciones, está acompañada de un llamado a los rusos a manifestarse el sábado contra el poder.

Navalni urgió la víspera a «salir a la calle».

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, rechazó rápidamente estas acusaciones, afirmando a la agencia Ria Novosti que «no es verdad», si bien aseguró que todavía no conoce los detalles de esta investigación.

‘UN ESTADO DENTRO DE RUSIA’

Navalni, que grabó el video antes de su regreso a Rusia, el domingo, aseguró que Putin disfrutaría de una gran propiedad y un inmenso palacio cerca de la ciudad rusa de Gelendzhik, a orillas del mar Negro.

Oficialmente, la propiedad pertenece a los Servicios secretos rusos (FSB).

Este lujoso complejo incluiría viñedos, un estadio de hockey sobre hielo y un casino.

Según el opositor, personas cercanas al presidente ruso, como el jefe del gigante petrolero Rosneft, Igor Sechin, y el empresario Guennadi Timshenko lo financiaron.

Es un Estado dentro de Rusia. Y, en este Estado, sólo hay un zar inamovible: Putin», denunció el opositor, acusando al mandatario ruso de «estar obsesionado con la riqueza y el lujo».

El complejo de 7 mil hectáreas, el equivalente a «39 veces el tamaño de Mónaco», costó 100 mil millones de rublos (mil 119 millones de euros, mil 357 millones de dólares), según el opositor.

Putin lo niega

El presidente ruso, Vladimir Putin, desmintió personalmente este lunes ser el dueño de un suntuoso palacio, tras las acusaciones del opositor encarcelado Alexei Navalni, cuya investigación sobre esta propiedad ha sido vista más de 86 millones de veces en YouTube.

Nada de lo que se muestra ahí como si fueran mis bienes me pertenece ni a mí ni a mis familiares», dijo el jefe de Estado en un encuentro televisado con estudiantes rusos.

Esta declaración del presidente ruso tiene lugar dos días después de manifestaciones nacionales de una escala inédita organizadas para pedir la liberación de Navalni.

La movilización fue amplificada tras la difusión por parte de Navalni de una investigación sobre un fastuoso palacio a orillas del Mar Negro del que se beneficiaría Putin.

Este lujoso complejo incluiría viñedos, un estadio de hockey sobre hielo y un casino.

Según el opositor, personas cercanas al presidente ruso, como el jefe del gigante petrolero Rosneft, Igor Sechin, y el empresario Guennadi Timshenko lo financiaron.

Es un Estado dentro de Rusia. Y, en este Estado, sólo hay un zar inamovible: Putin», relata el opositor en el video, grabado antes de su regreso a Rusia.

Navalni acusa al mandatario ruso de «estar obsesionado con la riqueza y el lujo».

El complejo de 7 mil hectáreas, el equivalente a «39 veces el tamaño de Mónaco», costó 100 mil millones de rublos (mil 119 millones de euros, mil 357 millones de dólares), según el opositor.

Oficialmente, pertenece a los Servicios secretos rusos (FSB).

En detención preventiva y objeto de varias causas judiciales en su contra, Navalni, de 44 años, fue detenido el 17 de enero a su regreso de Alemania, donde se recuperó de un envenenamiento que atribuye al Kremlin.








Información vía: Excelsior

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter