Suspenden a maestra de primaria por hacer “pole dance”
23 agosto, 2018
Podría Francisco Tobías estar en investigación por venta ilegal de libros gratuitos.
23 agosto, 2018

Nueva Zelanda en alerta por robo de aguacates

Si en los últimos años has incorporado el aguacate a tu alimentación, empujado por sus propiedades nutricionales o por las bonitas imágenes que aparecen en Instagram (existen más de 8,4 millones de referencias etiquetadas con el nombre, en inglés, de esta fruta, y casi 500.000 en castellano), de alguna formaestás contribuyendo, sin quererlo, a la comisión de delitos para conseguirlos.

México es el mayor exportador mundial de aguacates y Estados Unidos el gran consumidor, al que últimamente se le ha sumado Europa. En el viejo continente, desde el año 2000 su consumo se ha multiplicado por cuatro, según datos del ComTrade.

Esta fiebre occidental por el aguacate ha provocado la deforestación de bosques y el cultivo furtivo en México, así como la introducción de algunos carteles en este negocio. Y más recientemente Nueva Zelanda, el otro gran exportador mundial de esta fruta, ha denunciado el aumento de robos en plantaciones de aguacates que se están registrando.

El fervor occidental por el aguacate ha llevado a la deforestación de bosques en México y a los asaltos en plantaciones neozelandesas

“Ha habido varios robos de aguacate en el área de Tauranga a Katikati en el último mes y esto ha tenido un gran impacto en los propietarios de los huertos”, reportó hace un año una nota de prensa de la Policía neozelandesa. Una actividad que se mantiene: a principios del presente mes de agosto anunció un nuevo arresto de ladrones de aguacates. Y entre el pasado mes de mayo y finales de julio la policía ha recibido nueve denuncias por la sustracción de piezas, solo en la región de Bay of Plenty, al norte del país.

Graeme Burgess, un agricultor de la zona, denunció en julio el robo del 70% de su plantación, valorada en unos 100.000 dólares. Como en otros casos el delito se cometió de noche. Normalmente los aguacates se revenden, aunque en esta ocasión Burgess reconoció que fue un acto “ridículo, puesto que las frutas aún estaban verdes”.

Un neozelandés se ha gastado 500 dólares en un sistema de seguridad para vigilar su árbol de aguacates

La fuerte demanda exterior, el aumento del precio y los robos han empujado a algunos neozelandeses a plantar sus propios árboles de aguacate, puesto que en el país no está permitida la importación de este fruto por motivos ambientales. Incluso existen listas de espera para conseguir uno.

Pero tampoco ellos han quedado al margen de la delincuencia. The New York Times recoge el caso de un vecino de Auckland que se gastó 500 dólares en un sistema de seguridad para vigilar su árbol, tras sufrir varios robos.

En Nueva Zelanda el robo de aguacates está penado con hasta diez años de prisión. Y los vendedores de fruta expoliada pueden enfrentarse a un máximo de siete años de cárcel.

 

 

Información vía: La Vanguardia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *