Netflix no ha sido afectada por sus competidores
25 noviembre, 2019
Encuentran muerta a una estrella de K-POP en su casa
25 noviembre, 2019

PEMEX retrasa pagos a proveedores para que el gobierno cierre el año con superávit

México está presionando a Petróleos Mexicanos (Pemex) para que reduzca su gasto, y la compañía petrolera estatal está respondiendo retrasando los pagos a los proveedores, los cuales vencen en diciembre próximo, dijo una persona familiarizada con este asunto.

La medida es parte del esfuerzo del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para terminar el año con un superávit en todo el gobierno y evitar cualquier posible rebaja a la calificación de su deuda soberana.

López Obrador se ha comprometido a rescatar a Pemex de su deuda y una menor producción a largo plazo. La petrolera enfrenta obligaciones por aproximadamente 100 mil millones de dólares.

Pemex está pidiendo a su brazo comercial PMI que cancele 400 millones de dólares de una deuda de casi 3 mil millones. Eso, a su vez, podría dificultar que PMI, una subsidiaria de Pemex que opera de forma independiente, cumpla con los pagos a las principales firmas internacionales como Royal Dutch y Chevron.

Pemex ya enfrenta meses de pagos vencidos a proveedores offshore. A una empresa, Marinsa de México, se le deben unos 8 millones de dólares, de los cuales el 30 por ciento se ha retrasado siete meses, dijo el director de estrategia de Marinsa, Sergio Suárez Toriello.

La Secretaría de Hacienda y Pemex no estuvieron disponibles de inmediato para realizar comentarios.

López Obrador ha hecho de la austeridad fiscal un pilar clave de su Gobierno y apunta a generar un superávit del 1 por ciento del Producto Interno Bruto antes de los pagos de intereses este año, lo que representaría el mayor en una década.

Esa disciplina presupuestaria, más una tasa de interés real que se encuentra entre las más altas del mundo, ha mantenido el peso estable a pesar de las fricciones con Estados Unidos. No ha hecho mucho por la economía, que evitó por poco una recesión en el segundo trimestre.

Los esfuerzos de Pemex para equilibrar sus libros a veces entran en conflicto con la necesidad de financiar el presupuesto del país, que depende de la compañía para casi una quinta parte de sus ingresos.

Se avecina una nueva rebaja de sus bonos, ya que la compañía no ha podido ofrecer una estrategia viable para revertir la disminución en su producción, que ahora es la mitad del máximo de 2004, y reducir sus
deudas.










Información vía: El Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *