Republicanos dan la espalda y piden a Trump que acepte su derrota

Trump ha lanzado un aluvión de demandas y ha montado una campaña de presión para evitar que los estados certifiquen el total de sus votos

Tras un duro revés judicial en Pensilvania, la presión aumenta por parte de figuras del partido republicano hacia el presidente Donald Trump para que abandone sus esfuerzos por anular las elecciones presidenciales y reconozca la victoria del demócrata Joe Biden.

Desde que Biden fue declarado ganador hace dos semanas, Trump ha lanzado un aluvión de demandas y ha montado una campaña de presión para evitar que los estados certifiquen el total de sus votos.

Hasta ahora, los intentos de obstaculizar la certificación de los resultados han fracasado en los tribunales de Georgia, Michigan y Arizona.

Matthew Brann, juez federal republicano designado por Barack Obama, desestimó una demanda similar en Pensilvania, remarcando que el caso equivalía a “argumentos legales forzados sin fundamento y acusaciones de carácter especulativo”.

Para que Trump tenga alguna esperanza de permanecer en la Casa Blanca, necesita eliminar la ventaja de 81 mil votos de Biden en Pensilvania. El estado debe comenzar este lunes a certificar sus resultados. Los abogados de Trump prometieron una rápida apelación, pero los que se opusieron en los tribunales dicen que el presidente está fuera de tiempo.

Algunos de sus compañeros republicanos en el Congreso están ahora saliéndose de sus filas. El senador republicano por Pensilvania, Pat Toomey, subrayó que este fallo cerraba cualquier posibilidad de una victoria legal en el estado y pidió a Trump que cediera ante el resultado.

El equipo de campaña del presidente solicitó un recuento de votos de la elección presidencial del estado de Georgia, un día después de que las autoridades estatales certificaran los resultados que demostraban que el demócrata Biden había ganado el estado. Los resultados de Georgia mostraron que Biden venció a Trump por 12 mil 670 votos de los 5 millones emitidos. El juez Brann concluyó que el equipo de Trump sólo ofreció “acusaciones especulativas” pero no pruebas de corrupción desenfrenada.

Mientras, Joe Biden anunciará su primera designación de su gabinete el martes. El demócrata ha prometido construir una administración que refleje diversidad.









información vía: El Financiero

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter