Se cumple un año de la explosión en Beirut, aún sin justicia para las víctimas

Un año después de la explosión, la investigación "rápida" y "transparente" no ha ido a ninguna parte. Familiares de las víctimas aún exigen justicia y la intervención de organismos internacionales

Hace un año, a las 6:08 pm de un martes por lo demás poco notable, detonaron en una nube en forma de hongo de muerte y destrucción, una de las explosiones no nucleares más grandes de la historia.

Desde entonces, el Líbano se ha hundido aún más en un abismo de olvido económico y financiero, parálisis política y desesperación en el que había comenzado a hundirse mucho antes de la explosión.

Familias de muchos de los que murieron se han reunido regularmente para exigir justicia por las más de 200 personas que murieron en la explosión, pero, un año después, sigue siendo difícil de alcanzar.

El día después de la explosión, el ministro del Interior de Líbano, Mohamed Fahmi, prometió una investigación que, según dijo, «será transparente, tomará cinco días y todos los funcionarios involucrados serán responsables».

El primer juez designado para dirigir la investigación, Fadi Sawan, fue destituido después de que los políticos contra los que quería presentar cargos lo llevaron a los tribunales. Argumentaron que era incapaz de ser imparcial porque su casa resultó dañada por la explosión.

Otro juez, Tariq Bitar, ocupó su lugar. Pero cuando pidió interrogar a altos funcionarios, incluido el poderoso jefe de seguridad pública, el general Abbas Ibrahim, el ministro del Interior dictaminó que Ibrahim no podía ser sometido a interrogatorio.

Docenas de miembros del Parlamento, que representan a casi todos los partidos políticos de todo el espectro, firmaron una petición para sacar el caso de las manos del juez Bitar y trasladarlo a un «Consejo Judicial» previamente desconocido. Esto desató una campaña en las redes sociales contra los llamados «diputados de la vergüenza».

Un año después, la investigación «rápida» y «transparente» no ha ido a ninguna parte. Un informe publicado por Human Rights Watch esta semana resumió algunas de las razones.

EN EL BIEN FINCAMOS EL SABER

Universidad Autónoma de Coahuila

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter