Se cumplen 10 años sin Amy

Un día como hoy comenzó el gran legado de decenas de canciones y la una voz inconfundible de Winehouse.

El 23 de julio de 2011 la luz de la cantante Amy Winehouse se apagó a los 27 años, en el clímax de su fugaz carrera artística, pero el legado de sus canciones y el rugido de su voz todavía retumban entre las calles del barrio londinense de Camden una década después.

Amy Jade Winehouse nació en 1983, en el seno de una familia judía del barrio Southgate (al norte de Londres). Aunque su padre era taxista y su madre farmacéutica, gran parte de sus allegados tenían relación con música jazz, y la pequeña Amy parecía destinada a extender su legado artístico.

Frank Sinatra, Ella Fitzgerald, Tony Bennett o The Ronnettes, fueron algunos de los nombres que marcaron la banda sonora de la infancia de Winehouse y de su hermano mayor, Alex. Ella tenía 9 años cuando sus padres se divorciaron.

Sus primeros escarceos en la música llegaron poco después, de la mano del dueto “Sweet n´ Sour” (Dulce y Agria), junto a su mejor amiga desde los 4 años, Juliette Ashby, quien asegura en una entrevista por escrito que “nunca habrá nadie que pueda ocupar su lugar”.

Ashby todavía habla en presente cuando se refiere a su “hermana” Amy, a quien describe como una chica “única en su estilo, divertida hasta decir basta y muy inteligente”. Su lazo era tan fuerte, que confiesa que solo necesitaban mirarse a los ojos “para saber qué estaba pensando la otra persona”.

Con ella admite haber vivido la “mejor época” de su vida, cuando abandonaron sus respectivos hogares familiares y se mudaron juntas, con 18 años, a su primer departamento. “Nos reíamos, cocinábamos, escribíamos y tocábamos música todo el día. Sin preocupaciones y amando la vida”, relata Ashby.

En el año 2000, Winehouse ya era la vocalista principal de la National Youth Jazz Orchestra, pero su carrera como solista comenzó a despegar en 2003, tras firmar su primer contrato discográfico y con el lanzamiento de su álbum debut “Frank”, en honor a Sinatra.

EDUCADA ENTRE PUBS

Los pubs londinenses de Camden fueron clave en la vida de Winehouse. En ellos creció como artista y en ellos conoció y se enamoró perdidamente de Blake Fielder-Civil. La cantante incluso llegó a tatuarse su nombre, para poco después descubrir su infidelidad.

La cantante no solo tuvo que lidiar con su ruptura, sino también con trastornos alimenticios derivados de un periodo depresivo. Con este telón de fondo, Winehouse comenzó la creación de la que sería su obra maestra: “Back to Black” (2006), que le valió cinco premios Grammy.

A través de sus desgarradoras letras, inspiradas en Fielder-Civil, el alma de Winehouse gritaba de forma ensordecedora, pero quedaba eclipsada por su prodigiosa voz. En ellas habló de cómo “el amor es un juego perdedor” y de cómo había “secado” sus lágrimas a base de alcohol y drogas.

A pesar de todo, Winehouse decidió darle a Blake una segunda oportunidad y se casaron en 2007. La fama de Winehouse crecía estrepitosamente en todo el mundo, unida a los repetidos escándalos protagonizados por la pareja, lo que convirtió a la artista en el blanco perfecto de la prensa rosa británica.

Fue ese momento en el que la narrativa del personaje de Amy Winehouse, con su pelo “beehive” y su característica raya de ojos, se apoderó de la persona, hasta acabar con ella.

También su ahijada y “protegida” musical, Dionne Bromfield, romperá su silencio con su cinta Amy Winehouse & Me: Dionne´s story, con el objetivo de que el mundo conozca la faceta más “protectora”, “amable” y “dulce de su madrina”.

DETRÁS DEL PERSONAJE

A aquella joven “le gustaba ponerse detrás de la barra del bar y servir pintas de cerveza”, así como jugar al billar y telonear de forma espontánea a bandas emergentes a las que “cedía lo recaudado”, según rememora Alan “El Escocés”, camarero de Camden desde hace décadas.

En The Howley Arms, uno de los pubs que se convirtió en su refugio durante sus últimos años de vida, suenan ahora de fondo los acordes del español Camarón de la Isla, mientras miles de fotografías, autógrafos y obras de arte recuerdan los días de Winehouse en el local.

Amy se identificó en numerosas ocasiones con el símbolo de la leona. Quizás por eso, aunque no pudiese decir “adiós con palabras” como en su canción “Back to Black”, su rugido sigue patente al caminar por las calles de Londres 10 años después porque “su legado siempre estará aquí a través de su música”, como asevera Ashby.

EN EL BIEN FINCAMOS EL SABER

Universidad Autónoma de Coahuila

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter