Dos hombres y una niña asaltan Uber [VIDEO]
27 agosto, 2018
México: Un paraíso para energías verdes
27 agosto, 2018

Se reúnen hermanos después de ser separados 79 años por la guerra

Corea del Sur.- Ham Sung-chan, de 93 años, se emociona al describir la conmoción y euforia de reunirse con su ‘hermanito’, que ahora tiene 79 años, durante tres días de reuniones familiares en Corea del Norte.

Pero también hay un pesar profundo y amargo, derivado de un simple cálculo: después de casi 70 años de una separación forzada por una devastadora guerra de 1950-1953 que mató e hirió a millones y cimentó la división de la Península Coreana en el norte y sur, Ham y su hermano norcoreano obtuvieron un total de solo 12 horas juntos.

Ham fue uno de los 197 surcoreanos que visitaron el pintoresco centro turístico Diamond Mountain de Corea del Norte desde el lunes hasta el miércoles pasado para reunirse con familiares en el norte. Las imágenes desgarradoras de ancianos coreanos abrazándose por última vez continuaron en una segunda serie de reuniones en las que participaron alrededor de 300 surcoreanos que tuvieron lugar de viernes a domingo.

“Hay una gran sensación de abatimiento que se ha instalado”, dijo Ham, quien describió los detalles de su viaje en una entrevista con Associated Press en su casa en Dongducheon, al norte de Seúl.

“El tiempo que pasamos juntos fue demasiado corto, demasiado corto. No fue una semana; no fueron 10 días. Justo después de que nos conocimos, tuvimos que partir “.

Así es como Ham describió el breve pero intenso tiempo que pasó con su hermano norcoreano después de tantas décadas:

Nacido en el este de Corea del Norte, Ham tenía más de 20 años, vendía pescado y cosméticos en el sur, cuando estalló la guerra en junio de 1950 y le impidió regresar a su ciudad natal.

Ham pensó que su madre todavía estaba en el norte hasta que la conoció en el sur en 1983, varios años antes de su muerte. Pero no esperaba que ninguno de los tres hermanos que había dejado en Corea del Norte estuviera vivo. Si no fueron asesinados por la guerra o la devastadora hambruna de la década de 1990 en Corea del Norte, pensó que habrían muerto de vejez.

Uno de sus hermanos, sin embargo, Ham Dong Chan, de 79 años, era frágil pero aún estaba vivo y ansioso por conocer a su hermano mayor. Pero la alegría de Ham cuando se enteró de esto pronto dio paso a la ansiedad. Su mente corría con interminables preguntas.

¿Quién es esta persona que dicen que es mi hermano? ¿Se parecerá al niño flaco y tranquilo que recuerdo? ¿Qué pasa si no lo reconozco? ¿Tuvo una vida difícil? ¿Tiene nietos?

Las dos hijas y el hijo de Ham compraron regalos para su tío, llenando cuatro bolsas grandes con ropa interior, calzones largos, medicinas, vitaminas, azúcar, dulces, fideos instantáneos y cinco cajas de “Choco Pies”, una marca de Corea del Sur pasteles caseros cubiertos de chocolate conocidos por ser populares entre los norcoreanos.

El día antes de las reuniones, Ham, su esposa y su hija menor condujeron a un centro turístico en la ciudad costera de Sokcho, donde los participantes de Corea del Sur pasaron una noche antes de cruzar a Corea del Norte en autobús.

Funcionarios de la Cruz Roja organizaron chequeos de salud, a quienes se les dijo que no criticaran el liderazgo autoritario y economía rota de Corea del Norte y que no señalaran los retratos de los tres líderes de la dinastía Kim que gobernaron el Norte desde 1945.

“No pude dormir en absoluto esa noche”, dijo Ham.

Información vía: El Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *