Senadores buscan solicionar el conflicto del agua en Chihuahua

la Comisión de Recursos Hídricos del Senado de la República sesionó en Chihuahua para buscar una solución al conflicto diplomático, político y social generado por el Tratado de Aguas y Límites Territoriales con Estados Unidos que busca obtener más de medio millón de metros cúbicos de las presas del estado para su cumplimiento y que ya provocó la muerte de una mujer durante las protestas de agricultores que se niegan a quedarse sin el líquido.

En la reunión participaron Raúl Paz, presidente de la comisión del Senado; Humberto Marengo, titular de la Comisión Internacional de Límites de Aguas (CILA), así como el senador Gustavo Madero y los diputados Mario Mata y Alan Falomir.

Pese a que no se expusieron propuestas para solucionar el problema, los presentes coincidieron en que el tema no debe politizarse y evitar una escalada del conflicto como la que llevó a la Federación a abandonar las Mesas de Seguridad estatales y los enfrentamientos verbales entre el Presidente y el gobernador.

Por su parte, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) señala que es indispensable que Chihuahua cumpla con la aportación de 54.1 por ciento del volumen total del agua que se entrega a Estados Unidos como parte del Tratado de 1944, como una condición para negociar alternativas a la extracción de agua de las presas, motivo del conflicto.

A través de un comunicado, la dependencia mencionó que el Gobierno de México busca cumplir con los compromisos binacionales, para lo cual se contemplan alternativas como la aportación de todos los ríos tributarios y otras fuentes de agua.

Sin embargo, para lograrlo es indispensable que Chihuahua cumpla con 54.1 por ciento del volumen total del quinquenio que le corresponde, en lugar del 45.8 por ciento que ha aportado.

“La confrontación ha sido inevitable” declara Javier Corral, Gobernador de Chihuahua

La Conagua puntualizó que el gobernador Javier Corral miente al decir que se ha negado a negociar el tema, pues desde noviembre de 2019 se iniciaron las pláticas con los productores agrícolas, y a partir de diciembre se incluyó al Gobierno de Chihuahua.

En Ciudad Juárez, el gobernador Javier Corral Jurado respondió que el no buscaba un enfrentamiento con la Federación y acusó que el delegado federal Juan Carlos Loera tomó una actitud beligerante y golpeadora porque se lo “pidieron”, ya que reconoce que tenía una buena relación con él.

“Yo no quería el enfrentamiento, la confrontación ha sido inevitable. Nos enviaron una retahíla de distorsiones, mentiras y manejo ruin en la mañanera”, dijo el mandatario.

Reconoció que pese al rompimiento con la Federación en materia de seguridad, en los hechos, al menos en Ciudad Juárez, los operativos conjuntos no se han suspendido, incluso en la reunión de ayer de la mesa de coordinación para la construcción de la paz participó el delegado de la Fiscalía General de la República y el representante del Centro Nacional de información, lo que antes era el Cisen.










Información vía: El Sol de México

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter