Vive víctima un calvario en Empoderamiento de la Mujer, protegen a policía

Directora y personal del Centro de Justica y Empoderamiento para la Mujer protegen al responsable.

Una mujer de 31 años fue víctima de violación por parte de un agente de la Fiscalía General del Estado, luego de que acudiera a la dependencia a buscar información sobre su esposo, quien se encontraba detenido por el delito de robo.

Personal de la Fiscalía le negó el acceso a la información, por lo que realizó un largo recorrido de “oficina en oficina” para buscar ayuda respecto a la situación de su pareja.

Al no darse por vencida, decidió acudir a una caseta de vigilancia, conocida en la dependencia como “la pluma” en donde el agente Juan Manuel “N” la escuchó y se ofreció a apoyarla.

Con engaños y promesas de ayuda la persuadió de ingresar a la caseta, para luego cometer la violación. Tras violentarla, el agente Juan Manuel “N” la amenazó para que no lo delatara.

Caseta de vigilancia donde se llevó a cabo la agresión sexual por parte del agente Juan Manuel «N».

Luego de ser víctima de abuso sexual, la mujer acudió a las oficinas del Centro de Justicia y Empoderamiento para la Mujer en busca de ayuda, pero en cambio, fue rechazada y trataron de brindarle protección del agente involucrado.

La funcionaria identificada como Martha Rivero, le negó el apoyo a la víctima y le informó que primero tendría que reportar su caso al 911, esto con el fin de no recibirle la denuncia.

La afectada, entró en crisis y decidió buscar justicia por su cuenta, ingresando directamente a las oficinas de la Policía Investigadora suplicando por ayuda, pero tampoco fue bien recibida; hasta que Agustín Mercado, jefe de grupo de la Investigadora, escuchó su caos y ordenó el aseguramiento del señalado.

Cuando por fin fue atendida, se le practicó a la víctima un dictamen médico, que arrojó que en sus partes íntimas tenía restos de semen, que corresponde al agente acusado.

A pesar de las pruebas físicas que se levantaron del acto sexual violento, personal del Ministerio Público y del Centro de Empoderamiento, insistían en proteger al agresor.

Fue hasta que el delegado en la Región Sureste de la Fiscalía General del Estado, Everardo Lazo Chapa, se enteró del caso, que ordenó una investigación de los hechos.

Fue en ese momento, que el agente estatal confesó el delito, mismo que perpetró el pasado viernes 5 de marzo en la caseta “la pluma” ubicada en la parte posterior de la Delegación Sureste de la Fiscalía General del Estado.

A pesar de la orden directa del delegado Lazo Chapa, las funcionarias del Empoderamiento le aseguraron que la investigación terminaría en un convenio con la víctima, en el que el agresor ofrecía una “reparación del daño” de 30 mil pesos a la afectada, hecho que la mujer agredida negó, pues aseguró que ella quería justicia y no dinero, pues después de la agresión sexual, se sentía vulnerable y en peligro, ya que su esposo se encontraba detenido.

Fuentes internas de la Fiscalía dieron a conocer que la dependencia ya trabaja en la orden de aprehensión de Juan Manuel “N”, quien se espera que en próximas horas sea detenido y enviado al penal de Saltillo.

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter