Todo sobre la renuncia de Raúl Vera a la diócesis de Saltillo

Comparte esta nota:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

En una video conferencia, el obispo de la Diócesis de Saltillo, Fray Raúl Vera López, dio a conocer que ya envió la carta de renuncia al Vaticano conforme al derecho canónico que indica que este procedimiento se debe cumplir a los 75 años.

Raúl Vera indicó que ante su decisión, y a la espera de que el Papa Francisco I la acepte, esperará la designación del nuevo titular de la Diócesis de Saltillo y no perderá la potestad de emitir los sacramentos a los fieles que así lo soliciten; sin embargo, deberá hacerlo pidiendo permiso a los párrocos de cada iglesia.

Con la renuncia de Raúl Vera, la Diócesis de la capital de Coahuila tendría dos obispos Eméritos.

Cabe señalar que el Vaticano aceptó la renuncia del obispo Francisco Raúl Villalobos Padilla cuatro años después de que solicitó su renuncia oficial, por lo que queda en suspenso cuánto tiempo pueda pasar a partir de ahora para la designación de un nuevo obispo.

Apoyando a la comunidad gay
Vera fue uno de los obispos que en su momento apoyó Charamsa, un clérigo polaco que reveló su homosexualidad y quien presentó ante la prensa a su pareja justo un día antes del inicio del Sínodo de los Obispos, la cumbre episcopal convocada por el Papa Francisco.

Incluso el obispo mexicano viajó a Roma para participar en el encuentro “Ways of love” (Caminos de amor), organizado por la Red Global de Católicos Arco Iris, un colectivo que vincula a 13 organizaciones de homosexuales de diversos países.

“La Iglesia no puede ponerse del lado de las fobias, nomás. No se puede seguir en esta posición, en la edad media, de andar quemando brujas. Una persona homosexual que depor sí sea pecadora, nunca. Porque pecadores podemos ser inclusolos obispos”.

De igual manera aseguró que todos los grupos que han sufrido exclusión están haciendo valer su dignidad: las mujeres, los indígenas, los migrantes y los integrantes de la comunidad deLesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transgénero (LGBT).

“No sólo son las personas homosexuales las que piden un trato distinto, son tantas personas de la sociedad que dicen cómo es posible que la Iglesia se comporte así.

Nosotros debemos tener un diálogo, debemos cambiar nuestra actitud hacia esas comunidades. Yo soy testigo de su sufrimiento en mi diócesis, hemos comenzado a trabajar con ellos porque vimos todas las cosas que sufren y esto no es cristiano”, finalizó.











Información vía: El Sol de México

Deja un comentario: